8 Macabras historias de misterios sin resolver que podrían inspirar las próximas películas de terror

Nada despierta más nuestra curiosidad que un buen misterio sin resolver, y por qué no decirlo, también nuestra imaginación.

A todos nos encanta intentar explicar cualquier enigma con causas sobrenaturales o teorías conspiranoicas a pesar de que en la mayoría de ocasiones las explicaciones terminan siendo sorprendentemente triviales. Sin embargo, hay casos que permanecen sin resolver, quizás para siempre, y que a menudo son los más intrigantes.

A continuación te mostramos 8 misterios sin resolver, oscuros y espeluznantes:

1- El gran misterio de Amherst

{keyword}

En la segunda mitad del siglo XIX, en una pequeña ciudad llamada Amherst de Nueva Escocia, una mujer llamada Esther Cox se vio acosada por lo que ella decía que eran poltergeists.

Esther vivía en una casa con su hermana y su familia. Después de que casi fuese asesinada por un amigo suyo, su casa comenzó a estar encantada. Algunos días más tarde de que los poltergeists amenazaran con incendiar la casa, Esther se mudó a vivir con otra familia, pero según contaba la mujer, esa casa también se vio embrujada.

El actor e investigador de fenómenos paranormales, Walter Hubbell, decidió vivir con la mujer durante varias semanas y, finalmente, escribió un libro en el que afirmó haber visto objetos flotantes y ataques a Esther realizados por fuerzas invisibles.

Hasta la fecha, no se ha dado ninguna explicación, aunque algunos de los que han investigado las historias creen que todo fue un engaño de la mujer.

2- El gran hombre gris de Ben MacDhui

{keyword}
Brocken Inaglory

Conocido en Escocia como Am Fear Liath Mor, el Gran Hombre Gris de Ben MacDhui es un críptido similar al Yeti. Según cuentan los rumores, este ser se encuentra en Ben MacDhui, el pico más alto de las montañas Cairngorms. En 1889 pasó a ser más que una leyenda después de que el profesor Norman Collie lo hallara.

Aunque a decir verdad, técnicamente no vio al Hombre Gris. «Escuché algo más que mis propios pasos. Por cada pocos pasos que daba, oía un crujido, como si alguien me siguiera pero dando pasos tres o cuatro veces más largos que los míos

«Desde entonces, experiencias parecidas han sido relatadas por diferentes personas, incluido Peter Densham, miembro del equipo de rescate de Ben MacDhui, o el naturalista y alpinista Alexander Tewnion, quien también afirmó haber visto al Hombre Gris e incluso haberle disparado tres veces.

3-  El asesinato de Geli Raubal

{keyword}
Spartacus Educational

Angela «Geli» Raubal fue una mujer que creció en Alemania a principios del siglo XX. Su vida terminó cuando supuestamente se suicidó el 18 de septiembre de 1931 con un arma que pertenecía a su medio tío y posiblemente amante, Adolf Hitler. Conocido como el «tío Alfie» por su sobrina, Hitler cautivó a la joven gracias a su enorme popularidad.

Raubal viajó con el führer por todo el mundo. Durante el tiempo que pasaron juntos, Hitler describió a su sobrina como un referente para todas las mujeres arias, aunque algunos no la vieron de esa manera. Se dice que los informes sobre la muerte de Raubal recogen que la noche anterior a su fallecimiento tuvo una pelea con Hitler tras dar a conocer su deseo de viajar a Viena para comprometerse con otro hombre.

Después de su «suicidio», la gente cercana a Hitler explicaba que Raubal se había disparado a sí misma porque estaba nerviosa por un recital de música que estaba próximo a dar. Nunca se descubrió ninguna nota y los informes hicieron referencia al descubrimiento de numerosas lesiones en el cuerpo de Raubal.

La noticia nunca pudo salir a la luz ya que fue rápidamente silenciada por la influencia política de los nazis y sus amenazas de litigio. Un periodista que se atrevió a seguir investigando las circunstancias que rodearon a esa muerte fue arrestado y ejecutado por los nazis. Con esa última muerte, toda investigación sobre el asunto fue abandonada, y tal vez nunca sepamos qué le pasó realmente a Geli Raubal.

4- Las luces Hessdalen

{keyword}
Skeptoid

Aunque los avistamientos de este particular fenómeno del valle Hessdalen, Noruega, se remontan a 1811, no terminaron de hacerse populares hasta principios de la década de 1980, cuando se notificaban casi 20 casos de avistamiento independientes a las semana sobre el asunto.

Desde entonces, los avistamientos han disminuido hasta sumar entre 10 y 20 por año. En estos casos, el fenómeno estaría originado por la aparición inexplicable de luces blancas o amarillas que aparecían flotando a varios metros sobre el suelo.

A pesar de que varios estudios científicos se han propuesto averiguar la explicación sobre lo que hay detrás de las luces, todavía no ha sido posible encontrar ninguna explicación concluyente.

5-  El asesinato de Julia Wallace

{keyword}

Julia Wallace era una británica que vivió en el 29 de Wolverton Street, en Liverpool. El 19 de enero de 1931, cuando su esposo William regresaba a casa proveniente del club de ajedrez, un hombre llamado Qualtrough le dijo que un desconocido le había dejado un mensaje diciéndole que fuera a Menlove Gardens East.

Al día siguiente, William hizo exactamente lo que decía el mensaje, dejando a su esposa en casa. Después de haber pasado casi una hora deambulando por la carretera, descubrió que se trataba de una dirección falsa.

Molesto por el hecho, William volvió a casa, para descubrir el cadáver de su esposa en el salón. La policía arrestó a William unas dos semanas más tarde, convencido de que se había dejado un mensaje falso él mismo, ya que la llamada provenía de una cabina situada a solo unos metros del club de ajedrez. Aunque la mayoría de las pruebas contra él fueron circunstanciales, William fue declarado culpable y sentenciado a muerte.

El caso de William fue llevado ante el Tribunal de Apelaciones, el cual rara vez anulaba las decisiones del jurado. Sin embargo, el Tribunal decidió que este caso lo justificaba, y William fue puesto en libertad. Hasta el día de hoy, ninguna otra persona ha sido acusada del crimen, por lo que sigue sin resolverse.

6- El incidente de Aurora

{keyword}

El 19 de abril de 1897, un objeto volador en forma de cilindro que había sido observado varias veces durante semanas anteriores, se estrelló cerca de la aldea, acabando con la vida de su piloto. Desde el cementerio local se afirma haber enterrado al cadáver aunque se niegan a exhumarlo.

Para añadirle más drama al asunto, el lugar donde fue enterrado el alienígena no está marcado de ninguna forma desde la década de 1970. La historia cuenta que un OVNI se estrelló contra un molino de viento, haciendo que la nave explotase en mil pedazos y dejando los restos del piloto gravemente desfigurados.

7- La desaparición de Benjamin Bathurst

{keyword}

Benjamin Bathurst fue un diplomático del siglo XIX para Gran Bretaña, relativamente joven y muy hábil en su trabajo, un hombre con un potencial aparentemente ilimitado.

En 1809, después de liderar una misión diplomática hacia Austria, se vio obligado a tomar una ruta más peligrosa para evitar a los franceses cuando estaba de vuelta a casa. Armado hasta los dientes, Bathurst decidió viajar a través de Alemania bajo el nombre ficticio de Koch.

El 25 de noviembre, Bathurst y su ayudante alemán, Herr Krause, se detuvieron en la pequeña ciudad de Perleberg para descansar antes de continuar con su viaje.

Cuando llegó el momento de abandonar la posada en la que se habían detenido, Bathurst salió por la puerta, con Krause supuestamente siguiéndolo unos pasos atrás. Sin embargo, cuando Krause salió, Bathurst ya no estaba y nunca más sería visto.

A pesar de la extensa investigación que propició su desaparición, solo se descubrieron varios prendas de su ropa, y fueron encontradas en una zona próxima, pero su cuerpo permaneció perdido para siempre. La explicación más extendida defiende que fue arrestado por los franceses y luego asesinado en prisión o simplemente que fue otra víctima de los bandidos.

8- La mina Lost Sublett

{keyword}

Se dice que las Montañas de Guadalupe, ubicadas en el oeste de Texas y el sureste de Nuevo México, albergan una de las minas de oro más ricas del mundo, un hecho corroborado por el famoso indio Apache, Gerónimo.

Se supone que Ben Sublett, un viejo minero que vivió durante el siglo XIX, encontró una veta de oro tan valiosa que podía extraer 10.000 dólares de oro cada semana.

Cansado de ser considerado un borracho y un mentiroso, Sublett decidió entrar en su taberna local tirando un puñado de pepitas y gritando que esa noche la bebida corría de su cuenta.

Nadie fue capaz de sacarle el secreto de la ubicación de su mina a pesar de que muchos intentaron seguirle de camino a casa. Incluso cuando el hijo pequeño de Sublett preguntó dónde estaba el oro, Sublett le dijo que lo encontrara él mismo, como lo había hecho su padre.

A día de hoy, nadie sabe dónde se encuentra la mina, y los científicos no creen que las grandes vetas de oro estén ubicadas en las montañas de Guadalupe.

¿Conoces el libro más terrorífico que jamás haya existido?

¡Comparte estos misterios con todos tus amigos!

Fuente: Listverse

Últimos artículos