8 Historias de reformas en casa en pareja que casi acabaron con el matrimonio en cuestión de segundos

La aventura de tener una casa en propiedad está llena de emociones y nuevas aventuras en cada rincón. Desde la búsqueda de la hipoteca perfecta hasta descubrir cómo pagarla mes a mes, la experiencia está llena de altibajos y sentimientos encontrados.

Una vez consigues tener tu propiedad, en la mayoría de los casos no queda dinero para mucho más y la lista de cosas por hacer suele ser más larga que la carta a Papa Noel de tu hijo. Si te vas a embarcar en arreglar con tu pareja esas pequeñas cosas que tu casa necesita para mejorar, debes saber que puede que termines sin pareja y viviendo de alquiler.

Las reformas más peligrosas para hacer en pareja

Las historías de estas parejas que casi se quedan solas por intentar emprenden un proyecto DIY en su propio hogar te darán que pensar y la opción de contratar a un profesional se convertirá en la opción más segura.

1- El aire menos limpio de la historia

“Durante un verano especialmente caluroso decidí, por fin, instalar el aire acondicionado que tenía en el garaje desde hace 5 años. Mi mujer insistió en limpiarlo antes de instalarlo, pero como había estado empaquetado desde entonces, no vi la necesidad.

8 Historias de reformas en casa en pareja que casi acabaron con el matrimonio en cuestión de segundos

Tras mucho esfuerzo ,conseguí instalarlo y al encenderlo los dos esperábamos ser golpeados por una suave brisa. La realidad fue que una nube de cadáveres de insectos lleno nuestro salón y mi mujer jamás me lo pudo perdonar”.

2- ¿Dónde pongo el jabón?

“La ducha de nuestra casa era algo básica, por lo que decidimos darle una actualización. Además de cambiar el recubrimiento de la ducha, decidimos colocar un bonito aplique para el jabón. Medí todo dos veces, corte solo una y conseguí colocar la jabonera, quedó preciosa, estaba perfecta y entonces me di cuenta. La jabonera estaba al revés”.

3- ¡Te lo dije!

“Por fin me decidí a poner la valla que tanto tiempo llevábamos soñando. Mi mujer insistió en que llamará a las compañías de suministro para ver si algún tubo cruzaba el jardín, pero yo estaba seguro que todos iban bajo el camino de entrada. Todo iba bien hasta que excavé el último agujero. Note algo de resistencia a la primera palada, así que golpee con más fuerza para romper la piedra.

8 Historias de reformas en casa en pareja que casi acabaron con el matrimonio en cuestión de segundos

No fue una piedra lo que rompí, si no la tubería del agua y una torre de más de dos metros de agua salió disparada hacía el cielo. La cara de mi mujer era un poema y no hizo falta que dijera las palabras mágicas para saber que me había metido en un problema.”

4- Chispas en la oscuridad

8 Historias de reformas en casa en pareja que casi acabaron con el matrimonio en cuestión de segundos

“Me decidí a cambiar la lámpara del despacho, pero no desconecté la luz. En mitad del trabajo, una tormenta hizo que se fuera la luz. Mi mujer vino a ayudarme y al pedirle unas herramientas, encendió el interruptor para ver. Chispas empezaron a salir del destornillador, pero por suerte no estaba tocando ningún cable y la cosa se quedó solo en un susto”.

5- ¿Yeso para cenar?

“Mis padres decidieron renovar el ático y convertirlo en un dormitorio extra. Una noche, mientras cenábamos, subieron al ático y como el suelo aún no estaba puesto, uno de sus pies se color en mitad de la cocina. La sopa de esa noche terminó con más ingredientes de lo que esperábamos.”

6- Trabajo de nieve fallido

“Mi mujer no es exactamente una mujer a la que le guste la maquinaria y ensuciarse las manos, por eso me sorprendió tanto que me dijera que iba a quitar la nieve de nuestro acceso. De todas formas me alegre de no tener que hacerlo a oscuras al llegar del trabajo.

8 Historias de reformas en casa en pareja que casi acabaron con el matrimonio en cuestión de segundos

La intención era buena, pero al llegar del trabajo me encontré montículos de nieve por todas partes, bloqueando el acceso, y la máquina quitanieves atrapada. Nunca más intentó quitar la nieve”.

7- El nuevo ventilador

“Mi mujer ha comprado un nuevo ventilador, de lo más caro y moderno, para la casa. Mientras lo instalaba, noté que había una pegatina roja, pero como estaba siguiendo las instrucciones, no me preocupe, estaba ansioso por montarlo. Terminé y llamé a mi mujer para la inauguración.

8 Historias de reformas en casa en pareja que casi acabaron con el matrimonio en cuestión de segundos

Nada más encender el interruptor, el ventilador se puso en marcha y a la segunda vuelta se desenroscó de su base y empezó a perseguirnos hasta que se desenchufó. Llegamos a temer por nuestra vida”.

8- Yo lo puedo hacer

“Mi mujer y mis hijos iban a salir a hacer la compra cuando noté que el canalón de encima del garaje estaba atorado. Mi mujer me preguntó si necesitaba ayuda, pero ¿qué podía salir mal? Todo lo que pudo salir mal, salió. Terminé colgado de la puerta del garaje con un dedo atrapado en el canelón y gritando de dolor bajo la atenta mirada de mi perro”.

¿Eres el manitas de la casa? ¿Has conseguido llevar a cabo algún proyecto de DIY?

¡Compártelo con tus amigos para que las reformas no le cuesten la viudedad!

Fuente: familyhandyman
[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?