8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama

Cuando se hacen bien, los giros inesperados en las tramas pueden añadirles un extra a las películas, pero si el giro es ridículamente artificial e increíble, el público incluso puede salirse de la historia.

Paradójicamente, a veces esos giros ridículamente artificiales e imposibles suceden incluso en la vida real. ¿Te cuesta creerlo? A continuación te mostramos algunos misterios que fueron resueltos por circunstancias disparatadas e inesperadas propias de cualquier escritor de ciencia ficción.

8 Misterios resueltos de la forma más rocambolesca posible:

1- Un hombre de 34 años se encuentra a sí mismo en una página web de niños desaparecidos

8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama

En 1977, los hawaianos Mark Barnes y Charlotte Moriarty tuvieron un hijo llamado Marx Panama Moriarty Barnes. El 21 de junio, Charlotte metió a Marx, de seis meses, en un carrito y le dijo a su esposo que iban a una tienda cercana. Ninguno de los dos regresó a casa nunca más. Ni con la ayuda de la policía Mark pudo encontrar algún rastro de Charlotte o de Marx.

Poco tiempo después de huir con su hijo, Charlotte Moriarty fue arrestada por entrar a robar en una casa. Al parecer, la mujer le dijo a la policía que su nombre era «Jane Amea» y que el de su hijo era Tenzin. Charlotte fue llevada a un hospital psiquiátrico y su hijo Marx fue enviado a un orfanato. Cuando Marx tenía tres años, fue adoptado por Steve y Pat Carter, una pareja de Nueva Jersey que residía en Hawai. Por supuesto, no tenían ni idea de que Marx había sido secuestrado por su madre.

En 2011, Marx, ya con 34 años, estaba leyendo una noticia sobre Carlina White, una niña secuestrada que se reencontró con su madre biológica después de 23 años. Por alguna razón, Marx comenzó a sospechar que pudo haber sido secuestrado y decidió investigar en algunas páginas web de niños desaparecidos.

En una de ellas encontró el perfil de Marx Panama Moriarty Barnes, un chico que se parecía muchísimo a él de pequeño. Las pruebas de ADN confirmaron que él era el niño desaparecido. Afortunadamente, Marx pudo reunirse con su padre biológico.

2- Hombre desaparecido se encuentra en el baúl de una drag queen

8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama
New Now Next

Bobby Worley nació en Fairmont, Carolina del Norte y era el menor de siete hermanos. En 1963, fue acusado de violar a una mujer y fue sentenciado a tres años de cárcel. Poco tiempo después de ser liberado, Worley cambió su nombre a «Bobby Wells» y se fue a vivir con uno de sus hermanos en el Bronx.

En 1968 tuvo un altercado importante con una vecina. Cuando la mujer amenazó con llamar a la policía, Worley desapareció del barrio. Aquella sería la última vez que lo vería su familia. No fue hasta que una famosa drag queen llamada Dorian Corey falleció, que el paradero de Bobby quedó resuelto.

Dorian Corey fue una drag queen muy popular en el circuito de Nueva York. Incluso apareció en el documental Paris is Burning.

El 29 de agosto de 1993, Corey murió por complicaciones relacionadas con el SIDA dejando atrás un apartamento en Manhattan. Cuando la vivienda estaba siendo limpiada, el cuerpo de un hombre parcialmente momificado fue hallado dentro de un gran baúl. Un análisis posterior determinó que el cuerpo pertenecía a Bobby Worley.

Se cree que Worley pudo haber muerto hacía 15 o 25 años a causa de un disparo en la cabeza. Aún se desconoce cómo el cuerpo de Worley terminó en ese baúl, pero antes de su desaparición su hermano lo recordaba mencionando tener una relación con un travesti llamado «Dorian».

3- Un asesinato se resuelve descubriendo al hijo ilegítimo del fallecido

8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama

Durante la noche del 26 de noviembre de 2010, Yara Gambirasio, de 13 años, desapareció mientras volvía caminando hacia su casa en Brembate di Sopra, Italia. Tres meses mas tarde, su cuerpo fue hallado sin vida en mitad del campo presentando las marcas de numerosas puñaladas.

Su fallecimiento originó una extensa investigación en la que se realizaron más de 15.000 pruebas de ADN a personas de la zona para poder compararlas con las muestras de ADN encontradas en la escena del crimen. Las pruebas revelaron que un hombre llamado Damiano Guerinoni tenía un perfil de ADN similar al hallado en la escena del crimen, por lo que se realizaron pruebas de ADN a miembros de su familia, incluido a uno de sus tíos, Giuseppe Guerinoni.

A pesar de que Guerinoni había fallecido, los investigadores pudieron obtener una muestra de su ADN a partir de una vieja postal que recordaban chupó hacía un tiempo. Para el asombro de todos, el ADN concordaba perfectamente, el único problema era que Guerinoni había muerto 11 años antes de que se produjese el asesinato de Gambirasio.

La coincidencia de ADN significaba que el asesino tenía que ser algún descendiente de Guerinoni, pero sus tres hijos fueron ya eliminados como sospechosos. Las autoridades pronto descubrieron que Guerinoni tenía la reputación de ser un gran mujeriego y que es posible que tuviese algún hijo ilegítimo con otra mujer. Por esta razón, más de 500 mujeres tuvieron que ser investigadas para resolver la búsqueda del hijo perdido.

Una mujer llamada Ester Arzuffi terminó aportando la muestra del ADN buscada. Arzuffi estuvo casada con su esposo desde 1967 y tuvo tres hijos con él, incluyendo un par de gemelos. El esposo de Arzuffi siempre creyó que él era el padre biológico de los gemelos cuando en realidad fueron engendrados durante la aventura que mantuvo su mujer con Giuseppe Guerinoni. Las pruebas de ADN confirmaron que uno de los gemelos, Massimo Giuseppe Bossetti, era el asesino de Yara Gambirasio.

4- Una mujer conduce a la policía hasta la víctima de un asesinato después de tener una visión

8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama
Stuart Mack / Shutterstock

No es extraño que muchas personas con aparentes poderes psíquicos se ofrezcan a ayudar en algunos crímenes que parecen irresolubles. La mayoría de las veces se trata de estafadores que proporcionan información abstracta que únicamente obstaculiza la investigación. Sin embargo, existe un caso en el que se descubrió el cuerpo de una mujer desaparecida gracias a una supuesta visión.

En diciembre de 1980, Melanie Uribe, de 31 años y originaria de Burbank, California, desapareció sin explicación alguna. Dos días después, la policía recibió la ayuda desinteresada de una mujer llamada Etta Smith.

Según Smith, tras conocer el caso de la desaparición de Uribe a través de las noticias, tuvo una visión en la que vio el cuerpo de Uribe en una zona rural. Smith siguió sus instintos y fue hasta Lopez Canyon pensando que aquel era el lugar de su visión. Sorprendentemente, allí encontró el cuerpo de Melanie Uribe, quien había muerto tras haber sido violada y golpeada hasta la muerte.

Cuando Smith avisó a la policía, todos sospecharon de su historia y la acusaron de estar involucrada en el asesinato. Smith fue interrogada durante 10 horas seguidas, pero se negó a admitir cualquier participación. A pesar de que Smith superó dos pruebas con un polígrafo, los detectives falsearon los resultados y la metieron en la cárcel durante 4 días.

Poco después la policía pudo rastrear y arrestar a los tres hombres que mataron a Melanie Uribe. Ellos afirmaron que Smith no tenía ninguna conexión con el asesinato, por lo que la mujer pudo ser liberada.

5- Asesino se aferra a la evidencia durante más de 54 años

8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama

En la tarde del 3 de diciembre de 1957, María Ridulph, de 7 años, jugaba con su amiga en un barrio de Sycamore, Illinois, cuando un joven llamado «Johnny» se acercó a ella. La amiga de María entro un momento a casa, y cuando regresó, María y Johnny habían desaparecido. El 26 de abril de 1958, los restos del esqueleto de María fueron descubiertos en un campo a 160 kilómetros de distancia.

Uno de los principales sospechosos era el vecino de 17 años John Tessier, quien se parecía al hombre con el que se vio por última vez a María. Sin embargo, Tessier tenía la coartada perfecta, pues había estado viajando en tren hacia Rockford para alistarse en las Fuerzas Aéreas la noche de la desaparición de María. Pasarían 54 años hasta que una curiosa sucesión de eventos resolviera el asesinato de Maria Ridulph.

En 1994 falleció la madre de Tessier, y al parecer, en su lecho de muerte confesó a sus hijas que él era el responsable de la muerte de la pequeña. Debido a que una de las hermanas fue violada por Tessier durante su infancia, convenció a la policía para que reabriese el caso.

Lo único que defendía la inocencia de Tessier era su coartada, pero un pequeño detalle hizo que todo se viniera abajo. Una de sus ex novias proporcionó a la policía una fotografía de ellos en la que aparecía el billete de tren. Los investigadores se sorprendieron al descubrir que el ticket no había sido sellado, lo que significaba que el joven nunca tomó el tren, y por tanto, no salió de Sycamore esa noche.

En 2011, Jack Daniel McCullough,  antes conocido como John Tessier, finalmente fue acusado, condenado y sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de María Ridulph.

6- Condenado a muerte dos veces por el mismo delito

8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama

En 1985, Kathryn Eastburn era la esposa de un capitán de la Fuerza Aérea que vivía con su familia en Fayetteville, Carolina del Norte. El 12 de mayo, Eastburn fue hallada con señales de haber sido violada y apuñalada en su casa. Dos de sus hijas, Kara de cinco años y Erin de tres, también habían sido brutalmente asesinadas.

Los investigadores acusaron de cometer el crimen al sargento mayor Timothy Hennis, quien estaba destinado en Fort Bragg. Unos días antes de los asesinatos, Hennis había estado en la residencia de Eastburn para adoptar a su perro, y un testigo afirmó haberlo visto en el barrio la noche del crimen. En 1986, Hennis fue encontrado culpable de asesinato en primer grado y sentenciado a muerte.

Sin embargo, debido a que las pruebas en contra de Hennis habían sido muy circunstanciales, el caso generó una gran controversia que sus abogados supieron utilizar para conseguir un nuevo juicio 3 años después. Esta vez, Hennis fue absuelto y pudo reanudar su carrera en el ejército. Pero este no fue el final de la historia.

En 2007, se volvió a reabrir la investigación para realizar unas pruebas de ADN sobre las muestras de semen halladas en la escena del crimen. El ADN pertenecía a Timothy Hennis.

En circunstancias normales, Hennis no podría ser acusado de los asesinatos nuevamente. Sin embargo, debido a que Hennis todavía estaba alistado con el ejército, pudo ser juzgado de nuevo por un tribunal militar. En 2010, Hennis fue declarado culpable y obtuvo el lamentable galardón de haber sido condenado a muerte dos veces por el mismo delito. Actualmente se encuentra en el corredor de la muerte en Fort Leavenworth.

7- Hombre inocente liberado después de que confesara el verdadero asesino

8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama

El 11 de agosto de 1989, Victoria Cushman, de 29 años, fue encontrada dentro de su apartamento golpeada hasta la muerte con un extintor. Con la víctima, los investigadores encontraron una carta que Cushman había escrito para el oficial de policía Jeffrey Scott Hornoff. En ella la mujer se negaba a poner fin a su aventura amorosa y le exigía que dejara a su esposa.

La policía sospechó de Hornoff cuando este negó tener alguna relación extramatrimonial con Cushman, pero las sospechas se calmaron después de que la esposa y algunos amigos de Hornoff confirmasen que él los acompañaba la noche del asesinato. Sin embargo, después de estar sometida a mucha presión política, la Policía del Estado de Rhode Island decidió acusar a Hornoff del asesinato de Cushman en 1994.

En el juicio, la fiscalía desarticuló la coartada de Hornoff alegando que se había separado del grupo para asesinar a Cushman. Aunque ninguna otra evidencia conectó a Hornoff con el crimen, la carta de Cushman resultó ser lo suficientemente contundente para que el hombre fuese condenado a cadena perpetua.

Hornoff defendió su inocencia y presentó numerosas apelaciones, pero tenía pocas esperanzas de revertir su sentencia hasta que se produjo un increíble giro de los acontecimientos en noviembre de 2002. Un carpintero de 45 años llamado Todd Barry entró a la oficina del Fiscal General de Rhode Island y confesó haber asesinado a Victoria Cushman.

Según Barry, había tenido una aventura con Cushman y un día la mató en un ataque de ira. A pesar de que Barry nunca había sido investigado como sospechoso, su conciencia no le permitía vivir con la idea de que un hombre inocente cumpliera condena en prisión por su crimen. Barry finalmente se declaró culpable de asesinato en segundo grado y recibió una sentencia de 30 años. Jeffrey Scott Hornoff fue exonerado y liberado.

10- 2.600 llamadas de acoso de un tanque de gasoil defectuoso

8 Extraños casos que la policía consiguió resolver al darse cuenta del inesperado giro que había dado la trama
Gajus / Shutterstock

En 1995, Donna Graybeal fue atormentada por el acoso de un desconocido. En el transcurso de 6 meses, recibió un total de 2.688 llamadas telefónicas. Su teléfono sonaba a intervalos constantes de 90 minutos, y cada vez que contestaba, no oía ninguna voz, solo una ráfaga de aire que duraba unos segundos antes de que se cortase la llamada.

Graybeal finalmente decidió llamar a la policía. Tras rastrear las llamadas, los agentes sospecharon de Theodore y Elisabeth James, una pareja de Potomac, Maryland. Sin embargo, los James eran completamente inocentes, y las misteriosas llamadas en realidad habían sido realizadas por alguien del que nadie sospecharía.

El acosador era un tanque de combustible para la calefacción situado en el sótano de la casa. El tanque ya no se usaba, pero ocho años antes, un dispositivo de marcación automática había sido instalado en el tanque por el fabricante original, Steuart Petroleum. El dispositivo fue diseñado para telefonear automáticamente a la compañía para informar que el tanque se estaba quedando sin combustible.

El número fue inutilizado, pero en febrero de 1995, la propia Donna Graybeal estableció como número de su negocio el mismo que Stuart Petroleum utilizó una vez para recibir las llamadas procedentes de su dispositivo de marcado automático. Ya sabes el resto de la historia, el dispositivo del tanque se reactivó y comenzó a llamar de forma ininterrumpida a la residencia de Graybeal.

¿Qué te han parecido estas historias? ¿No es increíble el giro que han dado?

¡Comparte las historias con todos tus amigos!

Fuente: Listverse