8 Cosas que la gente dice a los padres trabajadores y que no gustan ni un pelo

Enlace patrocinado

Una de las cosas que se aprenden cuando nace tu primer hijo es el hecho de tener que dejar los prejuicios en casa. Lo que le funciona a una persona no tiene por qué necesariamente servirle a otra y esto es totalmente aceptable. Por lo que hay una gran cantidad de formas distintas entre las que elegir a la hora de criar a tus hijos.

Cuando el interés de tu hijo es tu principal objetivo, no hay mejor manera de cuidarlos. Pero aún así, muchas personas tienden a encontrar la forma de juzgar a las demás o conspirar contra ellas por hacer cosas que desaprueban o hacen de otra manera.

Enlace patrocinado
{keyword}
Semanasdegestacion

Los típicos juicios que nos solemos encontrar pueden ser: la lactancia materna es mejor porque la leche artificial es horrible; los pañales de tela son mucho mejores para la piel de los bebés y también para el medioambiente. “Nosotros sólo comemos comida orgánica, ¿no sabes la cantidad de hormonas que hay en el pollo que le estás dando a tu hijo?”

¿Y los que trabajan? ¿No saben que se están perdiendo muchos de los mejores momentos de sus hijos?

Enlace patrocinado

Y podríamos seguir, pero es agotador pensar en la cantidad de maneras que tienen los padres y madres de atacarse los unos a los otros. Porque realmente no tiene que ser un “nosotros contra ellos”, que parece que es la postura que más se utiliza últimamente a la hora de criar a los hijos. ¿Estamos todos juntos en esto? O mejor dicho, no estamos juntos, así que, ¿por qué tenemos esa necesidad de que todos estén de acuerdo con nuestras elecciones?

Incluso, y a veces especialmente, las personas que ni siquiera tienen hijos son a las que más les gusta criticar y decir que los que trabajan y dejan a sus hijos en casa no lo están haciendo bien y que algún día lo lamentarán.

Y estas son algunas de las formas que tienen esas personas tan agradables de darles a las madres trabajadoras “consejos” y que suelen sentarles bastante mal.

1- “¿No te preocupa perderte muchos de los momentos más especiales de tus hijos?”

{keyword}
Giphy

Por supuesto que sí. Siempre existe el miedo de perderte la mayor parte del día de tus hijos, pero también está la recompensa de verlos al final del día y abrazarlos emocionada. Y además, siempre que decides hacer una cosa te estás perdiendo otra. Es sólo una forma de ver la vida.

Enlace patrocinado

2. “Confía en mí, no querrás volver al trabajo”

{keyword}
Giphy

Y es cierto que al principio no quieres. Pero con el tiempo, sientes que es lo correcto y lo haces. ¿Y adivina qué? Podéis estar muy bien los dos.

3. ¿Y por lo menos consigues ver a tu hijo durante la semana ahora?

{keyword}
Giphy

Si la pregunta es si pasas con tus hijos todo el día, la respuesta es no. Pero sí que estás cuando se despiertan y cuando se van a la cama, y en muchas ocasiones es suficiente.

4. “Me quedé en casa hasta que mis hijos empezaron el colegio”

{keyword}
Giphy

Una vez más: Lo que funciona para unos, no tiene por qué hacerlo para otros. Y si puedes vivir con eso, ¡adelante!

Enlace patrocinado

5. “¿Se siente mal?”

{keyword}
Giphy

Hay días en los que seguro que desearías pasar todo el tiempo pegada a tu hijo, perdida entre películas de Pixar, biberones, galletas y juguetes. Pero luego te das cuenta de que la rutina habitual ha convertido a tu hijo en un niño independiente que no tiene miedo a decirle adiós a su mamá. No hay nada triste en eso.4

6. “¿No ha llamado nunca mamá a la niñera?”

{keyword}
Giphy

Los niños a veces llaman a sus profes o a sus niñeras mamás, pero también a sus propias madres o a cualquier modelo que ven en un cartel de publicidad que se les parezca. Así que no tiene por qué ofenderte. Seguro que a pesar de trabajar fuera de casa, tu hijo no olvida quién eres.

7. “¿Y si te pierdes sus primeros pasos?”

{keyword}
Giphy

Este comentario se puede aplicar a cualquier vez que salgas de casa. Por ejemplo, ¿y si sales a comprar y da sus primeros pasos? No hay que sentirse culpable por tener un trabajo con el que pagas el suelo sobre el que dará sus primeros pasos.

8. “Me sentía demasiado egoísta por volver al trabajo, así que no pude”.

{keyword}
Giphy

Es cierto que en un primer momento trabajando fuera de casa te puedes sentir mal. Lo vives de forma diferente teniendo un bebé en casa, pero no tienes por qué sentirte egoísta. Salir a ganarte la vida para tu hijo y tu familia es algo de lo que sentirte orgulloso.

Así que no lo olvides, ¡cada uno elige la forma de educar a sus hijos y todas tienen un por qué y son aceptables!

¡Compártelo con tus compañeros y amigos!

Fuente: Romper
Imagen de portada: Pixabay

Enlace patrocinado