6 Señales ‘insignificantes’ del cuerpo que no deberíamos ignorar y que podrían ser el inicio de una enfermedad

A veces es mejor ser un poco hipocondríaco y prestar atención a las pequeñas señales que nos manda nuestro cuerpo, pues bien podrían estar mostrándonos que algo no anda del todo bien.

A continuación te mostramos una lista de pequeños detalles o situaciones que, aunque a priori parezcan insignificantes, que podrían ayudarnos a diagnosticar alguna enfermedad peligrosa.

6 Cosas insignificantes que pueden señalar una enfermedad peligrosa:

1- Que en una foto con flash solo tengas un ojo rojo

img 5b322d740dfb1

Salir con los ojos rojos en la foto de la última quedada puede parecer ser un suplicio, pero en realidad es señal de que nuestros ojos están en perfecto estado.

El efecto de ojos rojos en las fotos es causado por el propio ojo. Lo que ocurre es que nuestros ojos están alineados directamente con la cámara, lo que ocasiona que la luz del flash llegue directamente al fondo de nuestro ojo. Esto no es nocivo, pero al llegar hasta allí se refleja en la coroides, una capa situada detrás de la retina que posee muchos vasos sanguíneos, de ahí el color rojo que adopta la luz reflejada.

Cuando se toma una foto y un ojo sale rojo pero el otro sale blanco, significa que algo está bloqueando los vasos sanguíneos. Esto puede deberse a una catarata, un lepidóforo, una infección ocular o incluso cáncer de ojo, que es la causa más peligrosa de todas.

2- Una línea negra en la uña

{keyword}

Aunque pueda parecer una singularidad sin importancia, tener una línea oscura en la uña es en realidad una afección conocida como Melanoniquia longitudinal. Se trata de una banda de pigmentación marrón o negra de la uña debido a la presencia de melanina en la placa ungueal. Puede aparecer como una línea única, afectando a una uña o a varias. La última forma es más común en individuos de pieles oscuras.

Las causas que provocan esta afección son muchas, desde un déficit de vitamina B12, la enfermedad de Addison o desnutrición, hasta melanoma subungueal. Por eso, lo más recomendable es acudir al dermatólogo a fin de conseguir un diagnóstico claro y certero.

3- Un cambio repentino en la escritura a mano

noticia malaletra

Si la letra de una persona cambia repentinamente, puede ser un signo de la enfermedad de Parkinson o de un temblor esencial. Ambas dolencias producen un cambio brusco en la escritura a mano, volviéndola desigual, pequeña y con letras decrecientes.

4- Necesidad por anotar todo en un diario

shutterstock 211764004
jannoon028 / Shutterstock
Anotar los planes futuros es un buen hábito de una persona disciplinada, pero si nunca lo has hecho antes y ahora sientes la necesidad de escribirlo todo para no olvidarlo, puede que se deba a algo bastante grave.

Este hábito podría indicar que tu memoria a corto plazo ha empeorado, y puede ser uno de los primeros síntomas del Alzheimer.

5- Destellos de luz repentinos

shutterstock 153088748
Dirima / Shutterstock

Ver destellos de luz repentinos en lugares y momentos en los que no deberías podría ser un signo de daño en la retina. Si estos destellos (generalmente descritos como «estrellitas» o «rayos») van de la mano de dolores de cabeza o mareos, deberías acudir inmediatamente al médico.

6- Sed insaciable

shutterstock 427251640
Africa Studio / Shutterstock

Cuando una persona siente sed permanentemente a pesar de estar bebiendo mucha más agua de lo normal, puede que sea un signo de intoxicación. Esto puede estar causado por muchos factores, desde una resaca, hasta tumores que envenenan el cuerpo.

Aún así, la enfermedad más frecuente que provoca una sed tan aguda es la diabetes, por lo que es muy importante tener en cuenta esta señal emitida por el cuerpo.

Mantén esta información en mente y observa cuidadosamente tu cuerpo.

¡Compártelo con todos tus amigos!