6 Razones por las que deberíamos dedicarnos al Arte aunque pintemos peor que un niño pequeño

Durante toda la historia de la humanidad hemos ido creando arte. Enriquece mucho a las personas tanto cultural como intelectualmente. Lo hemos practicado desde pequeños. Esos momentos en los que colorear era una de las mejores cosas que podías hacer, ¿cierto?

Sin embargo, esta diversión suele perderse a medida que crecemos ya que para divertirte de verdad tienes que ser capaz de pensar en el mundo sin analizarlo y sin importarte los fallos que podrían encontrar otros.

Normalmente el arte nos provoca miedo ya que creemos que está reservado para personas que consiguen impresionar a los demás. Sin embargo, el arte no está reservado para la élite. De hecho podría ayudar a expresarnos y sanarnos, incluso a fortalecer nuestro cerebro y mejorar nuestro estado de ánimo. Te explicamos por qué.

6 Razones científicas por las que debes crear arte aunque no se te de bien

1- Mejorar las conexiones del cerebro

6 Razones por las que deberíamos dedicarnos al Arte aunque pintemos peor que un niño pequeño

La creación del arte visual tiene muchos beneficios en nuestras neuronas ya que mejora las conexiones del cerebro conocida como red neuronal por defecto. En muchas ocasiones hay gente que dice que se siente conmovido por una obra de arte. Un estudio ha demostrado que este sentimiento está vinculado con la red neuronal por defecto.

2- Ayudar a concentrarnos

6 Razones por las que deberíamos dedicarnos al Arte aunque pintemos peor que un niño pequeño

Los beneficios no vienen llegan siempre de una forma de arte serio. De hecho, garabatear puede ayudar a concentrarnos y prestar más atención a algo. Evita que nuestras mentes se despisten y piensen en otras cosas. Sin embargo, no sirve para todo. El garabateo podría perjudicar la memoria visual.

3- Ganancias cognitivas

6 Razones por las que deberíamos dedicarnos al Arte aunque pintemos peor que un niño pequeño

Dar clases de música, cantar canciones y tocar instrumentos está asociado con un refuerzo del cerebro y por lo tanto con una mejor capacidad lingüística, una mejor memoria y un mejor desempeño académico. La música puede mejorar la calidad de vida y la salud de las personas mayores. Así que tiene beneficios en todas las edades.

4- Reducir estrés y ansiedad

6 Razones por las que deberíamos dedicarnos al Arte aunque pintemos peor que un niño pequeño

Practicarlo podría reducir el estrés y la ansiedad. Un estudio de la revista Art Therapy cuenta que después de 45 minutos de arte, se reducen los niveles de cortisol. Otros estudios demuestran que 30 minutos se asociaban con la reducción de los niveles de ansiedad de estudiantes universitarios.

Aunque se necesita seguir investigando, es cierto que mucha gente opta por el arte cuando necesita relajarse.

5- Ayudar a superar la tristeza

6 Razones por las que deberíamos dedicarnos al Arte aunque pintemos peor que un niño pequeño

Podemos valernos del arte para evadirnos de la tristeza. Suele funcionar bastante bien. Al igual que el arte, tendrían el mismo efecto otras formas de distracción.

6- Trabajar los problemas

6 Razones por las que deberíamos dedicarnos al Arte aunque pintemos peor que un niño pequeño

Esto se puede conseguir si convertimos nuestros problemas en historias. De hecho puede hacerlos más llevaderos y traer un poco de orden al caos de problemas. Te aportará control sobre tu vida.

Por todo ello, cuando te apetezca crear arte no dudes y hazlo. No importa tu nivel de habilidad. No importa lo bueno que seas ni el tipo de actividad que te apetezca desarrollar. Todas las actividades artísticas tienen beneficios que van mucho más allá del disfrute puro o de la creación cultural. Recuerda que no tiene que ser perfecto.

¿Sueles practicar algún tipo de forma de arte? ¿Lo harías para comprobar si puedes obtener todos estos beneficios?

¡Compártelo con todos tus amigos para que puedan beneficiarse de todas estas cosas!

Fuente: Thisisinsider | BustleImagen de portada: Antoniodiaz / Shutterstock