6 Motivos por los que nunca deberíamos volver a comernos los mocos

En muchas ocasiones nos encontramos con niños que son auténticos mineros y se pasan el día sacándose mocos o con personas que se los comen y no lo reconocen. Para ello existe el término mucofagia, utilizado para describir a personas que se hurgan la nariz y se comen los mocos.

Este concepto viene de una práctica común de los piojos de mar, que se alimentan con moco de peces e invertebrados. Aunque siempre nos han dicho que no nos los comamos, hay mucha gente que continúa haciéndolo. Probablemente no sepan por qué deben dejar de comerlos.

Las 6 razones por las que no deberías comerte los mocos

1- Elimina tus defensas

6 Motivos por los que nunca deberíamos volver a comernos los mocos

Los mocos están en la nariz para proteger a tu cuerpo de polvo y bacterias. Si te los comes estarás eliminando esa barrera defensiva.

2- Puede provocar una trombosis en el seno cavernoso

6 Motivos por los que nunca deberíamos volver a comernos los mocos

Suena peligroso pero podría producirse si sigues escarbando en la nariz y perforas tu cavidad nasal, terminando en un caso como este.

3- Hemorragias nasales

6 Motivos por los que nunca deberíamos volver a comernos los mocos

Además de lo anterior, te puedes arriesgar a producir hemorragias nasales que provocarían anemia.

4- Los mocos son como una droga

6 Motivos por los que nunca deberíamos volver a comernos los mocos

Al igual que con la marihuana o el alcohol, cuantos más mocos comas, con más frecuencia los comerás. Entrarás en un bucle del que te costará mucho trabajo salir. Sí, como la droga, los mocos son adictivos.

5- Ingredientes

6 Motivos por los que nunca deberíamos volver a comernos los mocos

Para protegernos, los mocos atrapan todo tipo de bacterias y polvo, por lo que al ingerirlos nos estamos tragando todos esos microorganismos de los que se supone que pretenden protegernos.

6- Aumenta la presión sanguínea

6 Motivos por los que nunca deberíamos volver a comernos los mocos

Los mocos tienen un alto contenido en sal, lo que significa que su frecuente ingesta podría crear en algunas ocasiones problemas de hipertensión.

Aunque hay ciertas razones por las que no deberías comértelos, debes saber que aún no se ha demostrado que los mocos provoquen problemas graves de salud.

¿Conocías esta información? ¿Te comes los mocos o lo consideras algo asqueroso?

¡Comparte los consejos con todos tus amigos y familiares!

Fuente: Ineffableisland | Xataka Imagen de portada: Cookie Studio / shutterstock