6 Lugares reales que fueron embrujados por fantasmas tras ser víctimas de violentos crímenes

Todos vamos a morir, es un hecho que tenemos que asumir. Se estima que unas 150.000 personas mueren en todo el mundo cada día. Cuando llega el momento, la muerte se presenta de las formas menos impensables. Y si bien ninguna es mejor que otra, solemos tener más en consideración las muertes de aquellas personas que fueron víctimas de algún tipo de violencia.

¿Qué pasa si la muerte te sobreviene sin que estés listo para irte al otro mundo? ¿Eres capaz de dejar parte de ti mismo en la tierra para que vague por toda la eternidad?

A continuación te mostramos 6 lugares embrujados por fantasmas que fueron víctimas de violencia:

1- Patio de recreo fúnebre

{keyword}
LonelyPilgrim

Además del más antiguo de Huntsville, el cementerio de Maple Hill Alabama es el lugar de descanso favorito de los más adinerados del estado de Yellowhammer. Durante el día, el cementerio es un lugar alegre y soleado, pero cuando llega el crepúsculo, las almas de los niños fallecidos salen a jugar.

Ubicado en el borde del extenso cementerio hay un pequeño patio de recreo, y cuando el reloj marca las 10 de la noche, los columpios oxidados cobran vida, los toboganes gimen bajo un peso inadvertido y unas extrañas risas suenan sobre el cementerio aún en calma.

La leyenda dice que el condado de Madison sufrió una oleada de secuestros de niños a principios de los ’60. Con el tiempo, los niños fueron encontrados muertos en el patio de recreo, pero el asesino nunca fue atrapado.

2- La celda de la Bruja Negra

{keyword}
JohnArmagh

Allá por el sur de Irlanda se dice que Old Abbey, ahora solo una ruinas que se desmoronan con el paso del tiempo en un lugar aislado en el condado de Limerick, es la morada del fantasma de una monja satánica que fue enterrada viva.

Los lugareños apodaron a la antigua sacristía de la iglesia como la «celda de la Bruja Negra» debido a que se dice que allí realizaba sus rituales satánicos.

En cuanto a la muerte de la monja, hay diferentes teorías. Una afirma que la encontraron en una silla muerta y con la cara desencajada por una mueca de horror. Se dice que el Diablo finalmente vino a por su alma pero dejó su espíritu atormentado para que acechara a los futuros visitantes.

La otra historia es mucho más oscura: durante una escaramuza local entre casas rivales, la monja fue herida por una flecha. Creyendo que estaba muerta, el conde de Desmond la enterró. Después de que los aterrorizados granjeros informaran haber escuchado los gritos ahogados de la monja, la tumba fue exhumada, pero ya era demasiado tarde.

3- Casa Hampton Lillibridge

{keyword}
Library of Congress

Si paseas por East Saint Julian Street en Savannah, Georgia, es probable que pases frente a la casa más embrujada de la ciudad sin que te des cuenta. En el exterior, la casa de Hampton Lillibridge es casi encantadora, una reliquia bien conservada de los Estados Unidos del siglo XVIII. Sin embargo, su historia oculta un pasado muy oscuro.

Un marinero balanceándose desde una soga improvisada en una habitación del tercer piso. Los gemidos de una familia entera envenenada por sus esclavos. Una antigua cripta bajo los cimientos, descubierta accidentalmente y luego sellada por trabajadores aterrorizados…

Existen numerosos rumores sobre el pasado de la casa, pero quizás una de las historias más espeluznantes sea la que tiene que ver con su último dueño, un hombre llamado Jim Williams.

Williams se encontraba junto a varios amigos cuando escucharon ruidos provenientes del piso de arriba. La casa todavía se estaba renovando en ese momento, y los ruidos procedían de una habitación con un hueco para la chimenea abierto en el tercer piso.

Cuando un amigo de Williams entró en la habitación, sintió que fuerza invisible lo agarraba y lo empujaba hacia el agujero abierto para la chimenea. Solo el hecho de que se cayera al suelo evitó que lo empujasen hacia su muerte.

4- La casa de la muerte

{keyword}
Time Out

Todo el mundo está de acuerdo en que hay algo siniestro en el 14 West 10th Street en Greenwich Village, Nueva York. Durante más de un siglo, la casa supuestamente ha sido escenario de varios acontecimientos macabros.

De acuerdo con la placa ubicada frente la antigua casa rojiza, esta fue la residencia de Mark Twain, y no han sido pocos los que han afirmado ver el rostro fantasmal del autor aparecerse por una de las ventanas.

Los incidentes realmente terroríficos supuestamente ocurrieron cuando la actriz y poetisa Jan Bryant Bartell ocupó la casa en los años 60. En cuestión de semanas, comenzó a experimentar eventos sacados de una peli de miedo, como sentir una mano helada acariciando la parte posterior de su cuello u oír pasos que la seguían por toda la casa.

Bartell decidió llamar a un médium, pero eso solo empeoró las cosas. En la primera sesión, el médium entró en un trance mortal y habló de unos cuerpos enterrados bajo el suelo. Sus ojos se abrieron de golpe y entonces declaró que era el espíritu de una mujer de la época de la Guerra Civil cuyo marido había sido asesinado.

Poco después el médium sorprendió a su pequeña audiencia gritando: «¡Nunca me iré!«. Jan logró publicar un libro que detalla los eventos espeluznantes, Spindrift: Spray From a Psychic Sea, solo unas semanas antes de suicidarse.

5- Jerome, Arizona

{keyword}
Andrew Dunn

Jerome, Arizona, es un pueblo fantasma, pero no porque haya sido abandonado por los vivos, sino porque ha sido tomado por los muertos. A finales del siglo XIX, Jerome era una próspera comunidad del sudoeste de los Estados Unidos que empezó a experimentar un auge por el cobre.

Por desgracia, no pasó mucho tiempo antes de que Jerome fuera conocida por los tiroteos que resonaban en las calles, los accidentes mineros que enterraban a los hombres bajo toneladas de escombros y los numerosos burdeles y tiendas de opio que se abrieron en las áreas más sórdidas de la ciudad.

Husband’s Alley era el epicentro de la decadencia de Jerome. Un fantasma que la gente afirma ver bastante en ese lugar es el de Sammie Dean, una prostituta que fue estrangulada en su cama por un cliente. Según cuenta la leyenda, el fantasma de Sammie vaga incansable por todas las calles buscando a su asesino.

Pero eso es solo la punta del iceberg de Jerome. En una mina cercana, «Charlie sin cabeza» recorre los oscuros túneles buscando su cabeza. Una clínica abandonada alberga cientos de fantasmas que murieron de gripe en 1917. Casi todas las calles y callejones de Jerome tienen una historia macabra que contar.

6- The Ostrich Inn

{keyword}
Maxwell Hamilton

John Jarman regentaba una posada convenientemente situada en la calle principal de Colnbrook. Curiosamente, no todos los alojamientos eran iguales en la Ostrich Inn. Para los viajeros adinerados, Jarman proporcionaba una habitación especial directamente encima de la cocina.

Sus huéspedes quizás se diesen cuenta de que la cama estaba clavada en el suelo, o tal vez no. Quizás notasen que la habitación se calentaba gradualmente, o tal vez estaban demasiado cansados ​​para preocuparse.

Lo cierto es que cuando los ​​viajeros se acomodaban para pasar la noche, se llevaban el susto de sus vidas: al tirar de una palanca, el suelo se abría y la cama se inclinaba sobre una trampilla arrojándolos a los huéspedes sobre una pila llena de agua hirviendo.

Según cuentan los rumores, John Jarman mató a más de 60 personas en el Ostrich Inn en el siglo XVII. Con la ayuda de su esposa, los hirvió vivos y luego apiló los cuerpos en el sótano. Y, por supuesto, ahí es donde comienza la historia de los fantasmas.

El depósito improvisado del sótano de Jarman ahora es el baño de mujeres de un restaurante. El personal del nuevo establecimiento afirma oír ruidos repentinos, presenciar el parpadeo de luces sin motivo alguno y encontrar objetos cambiados de sitio sin explicación aparente.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Listverse

Últimos artículos