6 Grandes mentiras sobre la comida que llevamos años creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

Muchas veces creemos en teorías nutricionales que al final solo son mentiras y que podrían ser peligrosas, ocasionándonos problemas de salud crónicos. Estos mitos se llegan a difundir tanto que se confunden con la verdad, pero debemos ser conscientes de la realidad y no dejarnos engañar.

6 Mentiras nutricionales que no te aportan nada bueno

1- La grasa saturada provoca enfermedades del corazón

6 Grandes mentiras sobre la comida que llevamos años creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

Durante mucho tiempo se ha recomendado evitar la grasa saturada. Sin embargo, las grasas saturadas de origen animal y vegetal son muy necesarias ya que proporcionan los bloques de construcción de las membranas celulares y una variedad de hormonas sin las que el cuerpo no podría funcionar. También es el combustible preferido del corazón.

2- La soja es un alimento saludable

6 Grandes mentiras sobre la comida que llevamos años creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

Este es un ejemplo de cómo una estrategia de marketing puede engañar a millones de personas. Sin embargo debes saber que, aunque la soja fermentada apropiadamente puede tener grandes beneficios, los productos de soja sin fermentar no son saludables.

Si la tomamos sin fermentar estaríamos aumentando el riesgo de sufrir cáncer de mama, desnutrición, problemas digestivos, trastornos de la tiroides, enfermedades del corazón o daño cerebral.

3- Los huevos son malos para el corazón

6 Grandes mentiras sobre la comida que llevamos años creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

Se cree que las yemas de los huevos tienen colesterol y provoca enfermedades cardiacas, pero esto no es cierto. Se ha demostrado que no tienen un impacto negativo en los niveles de colesterol y que son uno de los alimentos más saludables que puedes comer.

Contienen proteina, luteina, zeaxantina, colina, vitamina D, azufre y muchas más vitaminas y minerales, que promueven la salud de los ojos, del pelo y de las uñas, y son un aporte esencial para el sistema nervioso y el cardiovascular.

4- El desayuno es el alimento más nutritivo del día

6 Grandes mentiras sobre la comida que llevamos años creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

El desayuno no tiene por qué ser el alimento más nutritivo del día. De hecho, salir de casa sin desayunar se considera ayuno intermitente, algo que tiene beneficios según varias investigaciones. De hecho, tiene los mismos beneficios que la restricción de calorías constante. Además, permite reducir la inflamación, la resistencia a la insulina, mejorar la presión arterial y aumentar la masa corporal magra.

5- Los edulcorantes artificiales ayudan a promover la pérdida de peso

6 Grandes mentiras sobre la comida que llevamos años creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

Las personas que quieren bajar de peso o que son diabéticos suelen usar edulcorantes artificiales. Sin embargo, hay estudios que demuestran que estos edulcorantes pueden hacerte subir de peso y pueden ser peores que el azúcar para los diabéticos. El sabor dulce solo aumenta el hambre y el deseo de más dulces.

6- Los aceites de semillas y vegetales altos en omega 6 son buenos

6 Grandes mentiras sobre la comida que llevamos años creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

Los aceites vegetales y de semillas altamente procesados son malos, ya que cuando se consumen en grandes cantidades distorsionan gravemente la proporción entre el omega 3 y el omega 6. El exceso de omega 6 de los alimentos procesados aumenta significativamente el riesgo de cáncer, enfermedades de corazón, alzheimer y diabetes.

Recuerda que el consejo más importante es intentar comer alimentos enteros, frescos y que estén mínimamente procesados o sin procesar. Verás unos cambios increíbles en tu salud en cuanto mejores la alimentación.

¿Has creído en estas teorías durante mucho tiempo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártelo con tus amigos y familiares para que conozcan estas mentiras nutricionales!

Fuente: Mercola