6 Extraños juegos que seguramente no sabías que jugaban los jóvenes en las fiestas en 1900

¿Alguna vez te has detenido a pensar qué hacían nuestros antepasados para entretenerse en las fiestas cuando no existía ni internet, ni los televisores, ni los altavoces en estéreo? Pues bien, en el siglo XIX y principios del siglo XX, cuando los jóvenes querían divertirse, jugaban juegos bastante peculiares.

6 Juegos muy raros que eran populares en las fiestas de 1900

1-  Fiesta vegetal

Antes de que llegaran los invitados, el anfitrión o la anfitriona de la fiesta tenía que esparcir verduras de varios tamaños, desde cebollas pequeñas hasta calabazas, alrededor de su patio trasero, y elegir una línea de meta. Luego, los invitados debían recogerlas y llevar entre sus brazos la mayor cantidad de vegetales posible sin que se callase ninguno hasta el final del recorrido. Todo esto a la pata coja.

Las verduras pequeñas valían cinco puntos, las medianas 10 puntos y las verduras más grandes 20 puntos. El juego no terminaba hasta que el suelo quedase limpio. Si durante el recorrido a alguien se le caía una verdura, tenía que volver a empezar de cero.

verdura juego
Ana Blazic Pavlovic / Shutterstock

2- Manoplas coloniales

El juego de las manoplas era uno de los favoritos de George y Martha Washington cuando invitaban a gente a su casa. De hecho, esta tradición continuó hasta la década de 1930. El juego consistía en realizar todas las tareas que te mandaban con las manoplas puestas.

3- Perros y gatos

Antes de que llegasen los invitados, el anfitrión escondía una baraja de cartas por la casa, debajo de los cojines del sofá, en los cajones, dentro de las revistas, etc. Los invitados se dividían en dos equipos, el equipo de los Perros y el equipo de los Gatos.

Los Perros buscaban las cartas negras y los Gatos las rojas. Si un perro encontraba una carta negra, tenía que quedarse quieto y ladrar fuerte hasta que el capitán del equipo llegase y la cogiese. En el caso de los gatos, si encontraban una roja, debían detenerse y maullar. Si alguien encontraba una carta del color del equipo contrario, tenían que esconderla. Incluso podían optar por esconderlas en lugares aún más difíciles para hacerlo más difícil en el otro equipo. El juego terminaba cuando uno de los equipos conseguía reunir todas sus cartas.

cartas
MaximSob / Shutterstock

4- El escondite de los cacahuetes

Fue un juego muy popular durante los años 1920 y 1930. Era como una caza de huevos de Pascua pero con cacahuetes. Antes de que llegaran los invitados, el anfitrión escondía cacahuetes por toda su casa, debajo de los cojines, dentro de jarrones, detrás de libros, etc. Una vez que comenzaba la fiesta, la persona que reuniese más cacahuetes al final de la noche ganaba un premio.

5- Zapato oscilante

El anfitrión ataba una cuerda a un zapato que tuviese por casa y se iba a su patio trasero. Los invitados se colocaban en círculo alrededor suya y él comenzaba a dar vueltas haciendo volar al zapato. Cuando el zapato llegaba a los pies de los invitados, estos debían saltar para no ser golpeados. Si el zapato tocaba a algún invitado, este era descalificado. Ganaba la persona que más aguantase.

zapato cuerda
haveseen / Shutterstock

6- Saco de Papel

Cuando los invitados llegaban a la fiesta se ponían unas bolsas de papel con agujeros para los ojos y la boca. Todos debían llevar un número grande en la parte delantera de sus camisas. Tenían que tratar de identificar cuál de sus amigos estaba debajo de cada bolsa de papel. Quien identificase a más personas ganaba.

¿Has jugado alguna vez a uno de estos juegos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte este interesante artículo con todos tus amigos!

Fuente: Listverse