6 Cosas cotidianas que nos suelen ocurrir a diario y nos sacan de quicio

Cada persona es diferente y tiene sus propias manías. Mientras que algunas personas les da dentera un cierto sonido, otras no soportan ver un cuadro no está alineado.

Sin embargo, hay ciertos aspectos a las que nos enfrentamos a diario que nos sacan de quicio a la mayoría de nosotros. No importa lo maniático que seas o la frecuencia con que las realices, seguro que no puedes soportar que te ocurra lo siguiente.

Cosas cotidianas que no podemos evitar que nos saquen de quicio

1- Cuando echas los cereales en el bol y te das cuenta de que no hay leche

cereales

Cuando vas medio dormido a prepararte el desayuno, abres la caja de los cereales, viertes un puñado en el bol y entonces, ¡no! Te das cuenta de que no has echado aún la leche y si la echas encima va a salpicar y vas a poner la cocina perdida.

2- Que la gente se acerque demasiado para hablarte

{keyword}
giphy

No es que queramos ser antipáticos, pero si alguien trata de contarnos algo, especialmente si no es una persona con la que tengamos mucha confianza, y se acerca demasiado a nosotros, no podemos evitar que nos haga sentirnos incómodos y que por acto reflejo nos echemos hacia atrás.

3- Que el tejido que cubre la bragueta haga que parezca que está abierta

bragueta

No importa las veces que lo planches, nunca conseguirás que la cremallera se esconda debajo del pliegue. Hagas lo que hagas, siempre parecerá que está abierta y te hará sentirte inseguro en los momentos más importantes. Tienes la sensación constante de que los demás no paran de mirarte la bragueta.

4- Que los auriculares estén liados cada vez que vas a cogerlos

auriculares

Da igual lo bien que los enrolles cuando vas a guardarlos. Si no los metes en su cajita, la próxima que vayas a usarlos estarán completamente liados, como por arte de magia y tendrás que pasarte media hora desenredándolos. ¡Qué horror!

5- Cuando la mantequilla está demasiado dura para untarla

mantequilla

¿A quién se le ocurriría hacer que la mantequilla sea tan dura si está hecha para untarla en pan de molde? Anda que no da coraje cuando te estás preparando tostadas y tras un rato intentando untar la mantequilla sin éxito, lo único que consigues es hacerle un agujero a la rebanada de pan.

6- Cuando se acaba la tinta del bolígrafo

boli

Siempre ocurre en el momento menos oportuno. Cuando estamos terminando un examen o tenemos que firmar un documento importante. Te da tanta rabia que ocurra, que intentas seguir escribiendo y lo único que consigues es terminar con un agujero en el papel.

Es cierto que son aspectos sin demasiada importancia, pero estos pequeños detalles pueden hacer que empieces el día con buen pie, o que por el contrario, estés refunfuñando toda la mañana.

Y a ti, ¿te sacan de quicio estas pequeñas cosas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte estas curiosidades con tus amigos!

Imagen de portada: freegreatpicture / trkfamily (Shutterstock)Fuente: diply