5 Trucos para dejar de obsesionarte por todo lo que te rodea

Ya te lo dicen tus amigos y es que te obsesionas por cualquier cosa. Cuando algo te pasa, te tiras el día pensando y hablando de eso sin parar.

Tu cerebro no sabe decir «adiós» a ese tema, no sabe desconectar y te ocasiona problemas porque te estresas. No te preocupes, que aunque no hay una fórmula mágica para que dejes de rayarte, podemos darte una serie de trucos útiles.

Tus amigos dicen que te rayas con cualquier cosa

1- Escribe

{keyword}

Prueba con escribir todos tus pensamientos de forma ordenada o incluso grabarte diciendo lo que piensas. Esto puede ayudar a que cuando te leas o escuches de nuevo, cojas otra perspectiva sobre el tema o quizá te quedes a gusto y no quieras darle más vueltas de rosca.

2- Distráete

{keyword}

Cuando veas que estás pensando más de la cuenta ponte a hacer otra cosa. Elige una  buena película, sal a dar una vuelta o lo que te apetezca en el momento, cualquier cosa sirve para que dejes de pensar y obsesionarte.

3- Pon un tiempo máximo

{keyword}

Este truco puede ser muy útil si te tiras todo el tiempo hablando y pensando sobre lo mismo. Propón un tiempo aproximado, por ejemplo de 1 hora, y cuando ese tiempo transcurra, no podrás volver a pensar ni hablar sobre ello en todo el día.

4- Habla con alguien

{keyword}

La mejor manera de olvidarte de ese tema es hablarlo con alguien de confianza y así podrás ordenar tus pensamientos y te dará consejos. Es una buena manera de aliviar tus dudas y tener más perspectivas.

5- Di basta

{keyword}

Otra técnica efectiva, aunque radical, es que cuando te estés dando cuenta de que estás pensando demasiado en ello es decir basta y parar automáticamente de pensar en eso. Hay que tener fuerza de voluntad pero seguro que a largo plazo lo agradeces.

¿Qué técnicas usas para no obsesionarte con algo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte con tus amigos y familiares más rayados estos consejos!

Imagen de portada: CBS/ Sony Pictures Classics