5 Trucos infalibles para diferenciar la ansiedad de la depresión que seguramente no sabías

Seguramente habrás sufrido alguna vez un episodio de estrés o sobrecarga de trabajo que te ha llevado a tener un poco de ansiedad. Cuando hablamos de depresión, la cosa cambia y, aunque se consideren dos problemas muy comunes, las diferencias entre ansiedad y depresión son abismales.

Las diferencias entre ansiedad y depresión

La depresión es la ausencia de ganas de hacer cosas

La depresión produce lo que se conoce como abulia. Este es uno de los principales síntomas y es básicamente la ausencia de ganas de hacer cosas. La persona que padece depresión deja de tener motivación y no quiere salir de casa.

{keyword}

La ansiedad te hace querer hacer cosas para despejar la mente

Las personas que sufren ansiedad no experimentan este síntoma. Normalmente buscan cosas que hacer para mantener despejada la mente o para salir de casa porque se agobian. La depresión y la ansiedad no se parecen en nada en este aspecto.

Los factores que las provocan

La ansiedad puede producirse como consecuencia de diversos factores que condicionen nuestro día a día. El humor, las horas de descanso, problemas económicos… La depresión, en cambio, no tiene una causa concreta.

{keyword}

La preocupación es un síntoma muy significativo de la ansiedad a diferencia de la depresión. Las personas que sufren algún tipo de estado nervioso y no paren de «darle vueltas a la cabeza» son aquellas que tendrán más riesgo de padecer ansiedad, mientras que las personas depresivas tienen una conducta melancólica sin apenas preocupaciones.

La depresión no te hace disfrutar de las cosas. Con ansiedad puedes.

La depresión te impide disfrutar de nuevas experiencias o de cualquier actividad que realices. Los que sufren ansiedad, por otro lado, sí son capaces de disfrutar aunque lo hagan en menos medida por el estado nervioso en el que se encuentran.

{keyword}

La depresión «piensa» en el presente. La ansiedad en el futuro.

Cuando una persona se encuentra en estado depresivo, no piensa en si hay algo que debe hacer, las obligaciones desaparecen y solo piensan en el presente. La ansiedad mira más al futuro, los que la padecen siguen teniendo metas aunque las pospongan para otro momento de sus vidas.

En definitiva, son dos cosas muy diferentes, pero ni la depresión ni la ansiedad deben acabar con tu paciencia y tu vida. Intenta ponerles remedio y plantarles cara con todas tus fuerzas, y trata siempre de mirar hacia adelante.

¿Alguna vez has tenido estos síntomas? ¿Has superado etapas difíciles en tu vida?

¡Comparte con tus amigos las diferencias entre ansiedad y depresión!

Imagen de portada: 20th Century Fox, Miramax

Últimos artículos