5 Razones por las que los 20 no se parecerán jamás a los 30

Los veintitantos pasan mucho más rápido de lo que podrías pensar y te sorprendes a ti mismo dejando de ver tan lejana y aterradora la línea de los 30 y empiezas a pensar (o al menos eso esperas) que con 30, todo irá mejor. ¿Son los 30 mejor que los 20? ¿Es la veintena la mejor época de tu vida?

¿Qué diferencias hay entre los 20 y los 30?

Citas

5 Razones por las que los 20 no se parecerán jamás a los 30

A los 20: «Todos mis amigos son iguales. Tienen citas durante más o menos tiempo con la misma persona, pero nadie quiere nada serio. Después de un tiempo, todo se acaba».

A los 30: «Me he pasado toda la veintena buscando marido y las citas no eran nada divertidas. Ahora que he decidido que un marido no es lo importante, todo es mucho más divertido».

Compromiso

5 Razones por las que los 20 no se parecerán jamás a los 30

A los 20: El compromiso en las relaciones no es algo prioritario, quizás sea por el cambio cultural y tinder. Cualquier veinteañero se sorprende a sí mismo pensado: «Me gusta este chico, pero ¿me gusta lo suficiente para dejar de salir con otros chicos? Supongo que no».

A los 30: El compromiso cobra importancia a partir de los 30. Muchas parejas que se conocieron con veintipocos esperan hasta los 30 para casarse porque hasta entonces no han tenido la necesidad.

Tu carrera

5 Razones por las que los 20 no se parecerán jamás a los 30

A los 20: Parece que no estás consiguiendo nada en el mundo laboral. Pensabas que con esta edad ya habrías conseguido todo y estar rodeado de personas que ya han conseguido sus objetivos no ayuda.

A los 30: Empiezas a valorar más lo que has conseguido que lo que te queda por conseguir. Puede que aún no hayas triunfado como pensabas, pero hay mucha gente que no triunfa hasta los 40 o 50.

Compararte con los demás

5 Razones por las que los 20 no se parecerán jamás a los 30

A los 20: La carrera por ser el mejor aún nos persigue y los hábitos de la educación nos atormentan. Tus compañeros de clase están trabajando, o tienen prácticas más interesantes que las tuyas, o siguen estudiando. No dejas de compararte con los demás e intentando superarlos.

A los 30: Ya no hay animadoras ni capitanes de equipo. Las jerarquías sociales han desaparecido y el mundo real ha tomado el control. Para aquellos que nunca fueron populares es todo un alivio, pero para aquellos que confiaban en su status, puede ser traumático.

Salir de fiesta

5 Razones por las que los 20 no se parecerán jamás a los 30

A los 20: El ritmo de la fiesta va bajando conforme pasan los años, pero ir de discotecas y coger una borrachera aún son planes presentes en tu día a día. Ir de empalme al trabajo es una opción y la resaca algo con lo que convivir.

A los 30: Beber por beber no compensa. Las resacas duran hasta el lunes y una buena copa de vino entre semana resulta más tentadora que una juerga el sábado.

¿Qué prefieres los 30 o los 20?

¡Compártelo con tus amigos para que sepan lo que se les viene encima!

Fuente: cosmopolitanImagen de portada: Disney