5 Oscuros secretos que escondía la URSS y que han terminado saliendo a la luz

Conocemos como Guerra Fría al período histórico que recogió el enfrentamiento político, económico, tecnológico, ideológico, social entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

La Guerra Fría se inició al finalizar la Segunda Guerra Mundial, en el año 1945 y, finalizó con la extinción de la URSS, que se encontraba mal en el ámbito económico debido a los gastos realizados en armamentos y con la caída del Muro de Berlín en el año 1989, tiempo suficiente para que hiciesen verdaderas barbaridades.

Te contamos los secretos que la URSS no quería que el mundo supiera

1- El escape del Aralsk-7

{keyword}
Wikimapia

Muy pocas personas conocían hasta hace poco la existencia de la isla Vozrozhdeniya, nombre que se puede traducir como «Renacimiento» y que no puede ser más desafortunado.

Esta misteriosa isla fue uno de los baluartes de la investigación de armas biológicas de la extinta Unión Soviética durante la Guerra Fría, y tanto su ubicación como las actividades desarrolladas en ella estuvieron protegidas por el más absoluto secreto desde 1948 hasta el año 1990.

El nombre el clave de la isla era Aralsk-7 y las instalaciones fueron abandonadas en 1992, tras la caída de la Unión Soviética, habiendo sido utilizadas para investigar y desarrollar cepas de antrax, botulismo o fiebre Q (Coxiella burnetii) entre otras.

La isla Vozrozhdeniya (hoy en día repartida entre Kazajistán y Uzbekistán) se encontraba situada en el interior del mar Aral y por tanto era relativamente segura para servir como laboratorio biológico al contar con la barrera del agua que impedía la transmisión de microorganismos.

En 1971, en el Aralsk-7 se comenzó a realizar pruebas de campo de una arma biológica de viruela. Debido a que la instalación era súper secreta, un desafortunado barco de investigación se acercó demasiado a la isla sin conocer el peligro que allí aguardaba. Los vientos cambiantes y la casi total falta de precauciones de seguridad del laboratorio hicieron que la tripulación del barco quedase totalmente expuesta al virus. Un miembro de la tripulación se infectó y transmitió la enfermedad a la gente de su país.

Al final, más de 50.000 personas tuvieron que ser vacunadas y dos niños y una joven perdieron la vida a causa de la enfermedad.

2- La curiosa forma de negociación de la KGB

{keyword}
Multimotyl/Wiki Commons

En 1985, unos miembros del grupo islamista de Hezbolah secuestraron a cuatro diplomáticos rusos para hacer que Moscú detuviese los asesinatos de los chiítas del Líbano orquestados por Siria.

Como era de esperar, la respuesta de Rusia fue básicamente un discurso que podría haber aparecido en la película Taken: no solo no se cumplirán tus demandas, sino que solo tendrás unos segundos para disculparte antes de que comience la matanza.

Hezbolá, muy imprudentemente, creyó que Rusia iba de farol y mató a uno de los secuestrados, un hombre llamado Arkady Katkov. Fue entonces cuando Rusia demostró de qué es capaz.

La KGB decidió combatir el fuego con mas fuego, y secuestró a un pariente del líder chiíta de Hezbolá. Aunque cualquiera esperaría que tras haber obtenido esa importante ventaja, la KGB habría exigido la liberación de los rehenes rusos a cambio de la seguridad de su propio rehén, en lugar de eso castraron al líder chiíta y enviaron sus genitales a Hezbolá junto a una fotografía del hombre recibiendo un disparo en la cabeza.

Hezbollah liberó a los rehenes restantes de inmediato.

3- La URSS mató y encarceló a miles de científicos por no aceptar que las plantas son comunistas

flowers 2315586 960 720
Pixabay

Aproximadamente una década después de la formación de la Unión Soviética, Joseph Stalin conoció a Trofim Lysenko, un científico que defendía la teoría de que el comunismo era el estado natural del ser humano.

Lysenko no creía en la selección natural. Afirmaba que los animales e incluso las plantas trabajaron juntos conscientemente y se transformaron para crear la versión más perfecta posible del mundo, tal y como ocurre en el comunismo. De esta forma, una planta podría convertirse espontáneamente en otro tipo de planta completamente diferente (como si el trigo pudiese convertirse mágicamente en cebada bajo los factores ambientales adecuados).

También creía que los animales a veces daban a luz a otros animales totalmente diferentes porque no existen las «especies» en la naturaleza. Stalin estaba tan enamorado de estas teorías que las declaró doctrina científica oficial de la Unión Soviética. Cualquiera que se opusiera a ellas era encarcelado o ejecutado. Al final, unos 3.000 biólogos perdieron sus trabajos o su vida porque se atrevieron a sugerir que un perro no podría dar a luz a un gato si le venía en gana.

4- La Unión Soviética definió como enfermedad mental no apoyar el comunismo

{keyword}

En teoría, el objetivo de la Unión Soviética (y el comunismo en general) era noble: una sociedad justa donde todos los individuos son iguales y nadie sobresale de forma injusta.  Parece una idea espléndida, ¿verdad? Entonces, lógicamente, cualquiera que se oponga a tal utopía debe de estar mentalmente enfermo. ¡Por supuesto!

Eso es lo que pensaron también los psiquiatras rusos. Sin embargo, mientras que tú puedes leer este argumento, encogerte de hombros, y decir «supongo que sí», los médicos soviéticos hicieron algo al respecto: definieron literalmente el desacuerdo con esta afirmación como un síntoma de locura, por lo que todo disidente del comunismo fue diagnóstico con «esquizofrenia«.

Como era de esperar, la condición solo se contempló en la Unión Soviética y sus estados satélites, y aparentemente desapareció después del colapso de la URSS.

5- Stalin envió a 6.000 personas a una isla para que practicasen el canibalismo

{keyword}
Wikimapia

En 1933, 6.114 personas clasificadas como «elementos obsoletos» fueron enviadas para morir a la isla Nazino, Siberia. 

Cualquiera que intentara escapar era perseguido por los soldados. En la isla no había ni refugios, ni animales ni comida. No pasó mucho tiempo para que los prisioneros comenzaran a comerse a los muertos y luego «ayudaran» a los moribundos a morir un poco más rápido para poder comérselos también. 

¡Comparte estos escalofriantes acontecimientos con todos tus amigos!

Fuente: Cracked