5 Personas que no tenían nada y dieron un giro radical consiguiéndolo todo

Hay circunstancias en nuestra vida que miden nuestra fuerza de voluntad hasta límites insospechados.

Lo más fácil cuando atravesamos una mala época es rendirnos, sin embargo, hay quién no tiene esa opción. Revelarse contra las circunstancias, pelear por una vida mejor es de todo menos fácil. Sin embargo, hoy traemos la prueba de que merece la pena.

Historias de personas que no se rindieron nunca

1- Jean Manganaro

{keyword}
Youtube

Lo de Jean Manganaro es un verdadero relato de supervivencia. A los quince años su familia lo abandonó.

Cuando llegó a casa después de la escuela descubrió que sus padres no estaban. Tras esto, su vida se transformó en una continua lucha de supervivencia que lo llevó a introducirse en las drogas y acabar ingresando en un centro para menores.

A los 29 años se dio cuenta de que esa no era la vida que quería, pero no tenía dinero ni nadie que pudiera ayudarlo a salir del agujero en en el que lo dejaron sus padres. Así que se armó de valor y se dirigió a Florida, donde comenzó a asistir a reuniones de Alcohólicos Anónimos.

Allí encontró a alguien que no quiso abandonarle. Le ofreció dormir gratis durante dos semanas en su sofá a cambio de buscara un trabajo e intentará salir adelante por él mismo. Jean consiguió un empleo a los dos días. Comenzó a ayudar a los vagabundos de la calle y formó The Gratitude House para ayudar a gente en su misma situación.

2- Liz Murray

La historia de Liz Muray ha pasado a la historia de los periódicos como la vagabunda que llegó a Harvard. Murray se crió en el Bronx junto a sus padres adictos a la heroína. Su madre era adicta a la heroína y contrajo el SIDA debido a las agujas sucias que usaba para inyectarse las dosis de heroína.

A pesar de esto nunca usó sus circunstancias como un escudo para revelarse contra el mundo, ni siquiera contra sus padres. Cuidó de su madre hasta su muerte, cuando ella tenía solo tenía dieciséis años. Después se centró en sus estudios y consiguió graduarse en Harvard.

La neoyorquina habla de su infancia con estas palabras: «Si tuviera una religión, sería gratitud… Crecí en la ruina. No teníamos comida en la nevera. No teníamos muchas cosas, pero nos teníamos los  unos a los otros«.

3- Joey

{keyword}
Youtube

Con el tiempo vas aprendiendo que caerse es casi una parada obligatoria en nuestro camino. Sin embargo, lo que nos diferencia de aquellos que no pueden levantarse es tener a alguien que te tienda la mano.

Joey era un hombre sin hogar que llevaba dos meses durmiendo en una estación de tren. Lo había perdido todo y no tenía nadie a quién recurrir. Hasta que una pareja descubrió su historia y decidió ayudarlo.

Sus vidas se cruzaron una noche que Charlotte y Taylor buscaban un refugio contra el frío. Joey les ofreció el rincón y la manta en los que dormía. Le ayudaron a tener una segunda oportunidad, un nuevo trabajo y una nueva vida.

4- Chris Gardner

{keyword}
Wikipedia

Se trata de la historia de un padre soltero sin trabajo y sin ingresos que llegó incluso a dormir en unos baños públicos para poder sobrevivir.

¿Te suena? Es la historia real en la que se basa la aclamada película En busca de la felicidad.

Si te emocionaste con la interpretación de Will Smith conocerás su historia a la perfección. Lo que ninguno llegamos a imaginar es la desesperación real que tuvo que sentir.

5- Amos Reed

{keyword}
Pexel

Amos Reed vivía junto a su madre en refugios y hostales. No tenían hogar ni mucho dinero. Sin embargo, eso no impidió que desarrollará la imaginación y los hobbies típicos de su edad.

Reed era un aficionado de los juegos de mesa y la ciencia ficción. Una afición superflua que lo saco de la calle y le dio su primer y actual trabajo.

Forjarnos nuestro propio camino en la vida puede no ser demasiado fácil. Pero si de verdad lo deseas no dejes nunca de intentarlo, porque al igual que ellos, tú también puedes cambiar tu suerte.

Y a ti, ¿te han inspirado estas historias? ¿crees que con esfuerzo y tesón se puede alcanzar cualquier cosa que te propongas?

¡Comparte con tu familia y amigos y no te olvides y recuerda que rendirse no es una opción!

Fuente: Listverse