5 Enfermedades y dolencias que provocan las bombillas de bajo consumo

A todos nos preocupa ahorrar algo de dinero en las facturas de electricidad, por este motivo, no resulta extraño que la mayoría de las familias recurran a las bombillas de bajo consumo para iluminar sus viviendas.

Estas lámparas no sólo nos ayudan a ahorrar dinero, sino que también son más respetuosas con el medio ambiente que sus predecesoras, las bombillas incandescentes.

Por desgracia, como dice el dicho: “no es oro todo lo que reluce”. Al parecer, estas bombillas también son bastante tóxicas, por lo que su uso comienza a no ser tan recomendado.

5 Enfermedades y dolencias que provocan las bombillas de bajo consumo
romantitov/Shutterstock

Cuando una de estas lámparas se fracturan, no sentimos el más mínimo reparo en recoger los pedazos, arrojarlos al cubo y seguir con nuestra tarea, sin embargo, ¿sabías que lo recomendable sería abrir las ventanas y evacuar la habitación durante al menos 15 minutos?

Lo cierto es que cada vez que una de estas bombillas se rompe, diversos gases venenosos se liberan dese su interior, como el vapor de mercurio, capaces de causar problemas tales como:

  • Mareos
  • Migrañas
  • Convulsiones
  • Ansiedad
  • Fatiga

Si bien es cierto que la cantidad de mercurio que libera una bombilla rota es muy pequeña, cien veces inferior a la de un termómetro, su inhalación puede provocar graves problemas en nuestro sistema nervioso, especialmente en el de los niños, pues es un metal pesado bioacumulable.

5 Enfermedades y dolencias que provocan las bombillas de bajo consumo
Helioscribe/Shutterstock

Y lo que es más importante, también es necesario estar al tanto acerca de que el uso prolongado de bombillas de bajo consumo puede aumentar el riesgo de sufrir cáncer. Los expertos conocen este hecho y se preocupan de mantenerse alejado de estas bombillas, optando en su lugar por las nuevas alternativas LEDs.

Aquí te mostramos algunas razones más específicas por las que es peligroso utilizar lámparas de bajo consumo:

1- Mercurio

Entre los materiales que componen estas bombillas, el mercurio suele ser uno de los más comunes; es una neurotoxina a la que las mujeres embarazadas y los niños no deben acercarse. El mercurio puede dañar el cerebro, el hígado, los riñones y el sistema nervioso. Además, también puede afectar al corazón, al sistema reproductivo y al sistema inmunológico.

2- Fenol

Aparte del mercurio, las bombillas también contienen fenol, un sólido cristalino ácido que se obtiene a partir del alquitrán de hulla. Por desgracia para nosotros, esta sustancia cristalina también es tóxica.

5 Enfermedades y dolencias que provocan las bombillas de bajo consumo
Mashka/Shutterstock

3- Naftaleno

Blanco y cristalino como el fenol, el naftaleno es además un material bastante volátil que se obtiene a partir de la destilación del alquitrán de hulla. Entre sus usos más comunes se encuentra el de la creación de bolas de naftalina, así como la producción de otros productos químicos.

Un estudio realizado en el Laboratorio ‘Alab’ de Berlín demostró que las bombillas que se utilizan en muchos hogares son, en realidad, carcinógenos venenosos. Esto significa que pueden causar cáncer debido a su uso continuado.

En nuestros hogares, las bombillas que utilizamos se convierten en nuestro sol particular, literalmente. Además de iluminar las estancias, las bombillas también emiten rayos UV, particularmente UV-B y algunos tipos de radiación UV-C. Cuanto más nos exponemos a estas luces, mayor es el riesgo de contraer cáncer, en particular cáncer de piel.

5 Enfermedades y dolencias que provocan las bombillas de bajo consumo
Andrii Zhezhera/Shutterstock

Resumiendo, es importante tener en cuenta unos cuidados mínimos cuando vayas a sustituir estas bombillas y otros tubos fluorescentes convencionales:

  • Nunca las tires al cubo de basura del hogar o a los contenedores de reciclaje de vidrio.
  • Deposítalas en los contenedores para su reciclaje que verás en los comercios de iluminación o llévalas al punto limpio más cercano.
  • Cuando las dejes en el contenedor, hazlo con cuidado para evitar su rotura.
  • Siempre que se rompan, ventila la habitación durante un cuarto de hora.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Stethnews
Imagen de portada: OzMedia/Shutterstock
[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?