5 Cosas que jamás deberíamos darle a un niño pequeño y que podrían empeorar su salud en el futuro

Los padre siempre buscan las mejores opciones para la alimentación de sus hijos. Sin embargo, la industria alimenticia puede ser engañosa y hacernos comprar cosas que al principio parecen saludables, pero que en realidad no lo son. Así que debemos tener mucho cuidado si queremos protegerlos y controlar su alimentación.

5 Alimentos que no deberías dar a tus hijos aunque parezcan saludables

1- Zumos de frutas comerciales

{keyword}

Aunque muchas personas piensan que son una buena forma de añadir fruta a la dieta de los niños, este tipo de zumos suelen contener mucho azúcar añadido. Por ello se desaconseja su consumo de forma diaria en la dieta de un niño. Además, un exceso de azúcares se asocia a caries y a problemas gastrointestinales. Opta por frutas frescas y agua.

2- Cereales

{keyword}

Los cereales para  niños siempre se han vendido como una fuente de energía, fibra y otros nutrientes, pero poseen una cantidad de azúcar muy elevada. Sus formas y colores cumplen la función de captar la atención de los peques. Sin embargo, cuanto más color y sabor tengan, peor calidad nutricional. Es mejor acudir a cereales naturales e integrales, como la quinoa o la avena.

3- Galletas

{keyword}

Muchas madres eligen las galletas ya que se promocionan como enriquecidas. Sin embargo, estas galletas no son más que otra modalidad de bollería industrial llenas de grasas, sal y azúcares. Lo mejor será elaborar galletas caseras sin azúcares añadidos.

4- Yogures infantiles

{keyword}

Los yogures que se promocionan con dibujos y mensajes como «para un óptimo crecimiento» suelen tener almidón y azúcares añadidos, algo que no contribuye nada a su salud.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), es mejor evitar los yogures a tan corta edad (antes de tener un año). El yogur no es necesario ya que la leche suple todas las necesidades de calcio y proteínas.

5- Bebidas vegetales

{keyword}

La leche de soja, de almendra, de avena o de coco, entre otras, son consideradas grandes alternativas para nuestros hijos ya que no tienen lactosa y el simple hecho de ser de origen vegetal suele llamar la atención de los padres. Sin embargo, no poseen suficiente calcio ni un adecuado aporte proteico, lo que podría condicionar su crecimiento. Además poseen un alto contenido de azúcar. Lo mejor será optar por leche materna o vacuna.

Recuerda que es muy importante que no nos dejemos llevar por los mensajes y demás estrategias de marketing. Es mejor fijarse en los ingredientes y en su información nutricional. La salud de los pequeños es lo principal.

Lo que sí que puedes hacer es prepararle a tu hijo una merienda atractiva para que se ponga las botas y disfrute de su comida.

¿Sabías que estos alimentos no eran muy recomendables? ¿Te guiabas por el marketing? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Si no quieres perderte ninguna noticia, asegúrate de activar las notificaciones en nuestra página de Facebook para estar al día de todo lo que sucede, ¿cómo?, Muy Facilito:

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares para que alimenten bien a sus hijos!

Fuente: Bebesymas

Últimos artículos