4 Razones que explican por qué a las mujeres les gustan tanto los «chicos malos»

Seguro que alguna vez te has preguntado por qué las mujeres nos sentimos tan atraídas por los «chicos malos». ¿Por qué dejamos que pongan patas arribas nuestra vida y nuestro cerebro?

¿Por qué nos gustan los «chicos malos»?

{keyword}

Siempre hemos pensado que se debe básicamente a motivos emocionales y psicológicos. Y es que este tipo de hombres suele tener una habilidad especial para mostrar seguridad en sí mismos, parecer masculinos, independientes y sexys, y por lo tanto, provocar una sensación de poder en las mujeres con las que se relacionan.

Pero aunque no te lo creas, el verdadero motivo que los hace tan irresistibles es realmente una cuestión bioquímica. Estas son algunas de las hormonas implicadas que provocan que sintamos atracción por este tipo de hombres.

Hormonas que influyen en la atracción hacia los «chicos malos»

Dopamina

el verdadero motivo por el que a las mujeres les gustan los chicos malos chico malo
Jitaru Mihai Gabriel / Shutterstock

La dopamina es un neurotransmisor que controla el centro de placer de nuestro cerebro, creando circuitos de recompensa que generan asociaciones automáticas que vinculan a nuestras parejas con el placer. Las experiencias positivas como los halagos, el sexo, los regalos o los gestos románticos pueden liberar dopamina en el cerebro.

La dopamina fluye más fácilmente en el cerebro cuando hay un programa de recompensas «de refuerzo intermitente» en lugar de un programa continuo. Si por algo se caracterizan los hombres emocionalmente no disponibles o parejas tóxicas es por la intermitencia.

Se rigen por su propio horario. Igual desaparecen durante días que vuelven llenos de halagos y regalos, dejando siempre el futuro lleno de incertidumbre.

{keyword}

Cuando no sabemos la próxima vez que vamos a ver a alguien, esa persona se vuelve mucho más atractiva para nuestro cerebro. Por el contrario, cuando nos «acostumbramos» a la seguridad de una pareja estable, tendemos a encontrarlo menos emocionante con el tiempo.

Desafortunadamente, cuanto más alta es la indisponibilidad emocional de un chico, más emocionante nos aparece, al menos, al centro de recompensa de nuestro cerebro.

Oxitocina

{keyword}

La intimidad física permite a las mujeres liberar oxitocina, conocida como la «hormona del amor o del abrazo».

La oxitocina no solo promueve el apego, sino también la confianza. Esto hace que incluso cuando nos traicionan, sigamos confiando en ellos. Además, el efecto de la oxitocina puede ser más fuerte en las mujeres que en los hombres, ya que los estrógenos tienden a promover los efectos de la oxitocina, mientras que la testosterona los reduce.

el verdadero motivo por el que a las mujeres les gustan los chicos malos
Antonio Guillem / Shutterstock

Los hombres tóxicos suelen ser más emocionantes en la cama, así que una vez que nos hemos unido a ellos sexualmente, también nos hemos vinculado psicológicamente y emocionalmente.

Cortisol, adrenalina y neropinefrina

{keyword}

El cortisol, la adrenalina y la norepinefrina regulan nuestras reacciones en situaciones estresantes, y las parejas tóxicas provocan picos en estos niveles.

La liberación de las hormonas del estrés nos hace sentirnos seguros con esa persona, ya que tendemos a ser conscientes de lo que la causa, para utilizarlo como una respuesta a la amenaza. Por ello, el «chico malo» se convierte en un refugio seguro.

{keyword}

Nos convertimos en una especie de adictas a este efecto. El miedo libera dopamina, que alimenta los circuitos de recompensa en nuestro cerebro, dejándonos anhelando esa adrenalina. El miedo y el placer inevitablemente se entrelazan, a pesar de nuestros mejores esfuerzos por entender la irracionalidad de nuestro comportamiento.

Serotonina

{keyword}

Una investigación ha revelado que cuando nos enamoramos los niveles de serotonina de nuestro cerebro caen de una forma parecida a como lo hacen las personas que sufren TOC (Trastorno Obsesivo – Compulsivo).

La serotonina regula y estabiliza el estado de ánimo, frenando el pensamiento obsesivo, por lo que si los niveles bajan drásticamente, nuestras habilidades para tomar decisiones se merman.

Además, los bajos niveles de serotonina también fomentan el comportamiento sexual, por lo que es más fácil que nos dejemos llevar por los enlaces creados por la oxitocina y la dopamina.

{keyword}

Aunque nos parezca complicado, esta «adicción» a los chicos malos puede «curarse». La clave está en sustituir esta «droga» por recompensas más sanas.

¿Sabías que el atractivo de los «chicos malos» no era solo psicológico? ¿Sabías que todas estas hormonas participaban en esta adicción? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte estos datos curiosos con tus amigos!

Imagen de portada: RSO RecordsFuente: thoughtcatalog / bustle / thelala