3 Trucos para leer más rápido y comprender los libros en la mitad de tiempo que antes

Vivimos en la era de la información y hoy en día la habilidad de retener todo cualquier aprendizaje rápidamente es lo que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Aunque parezca un sinsentido, al leer más lento no mejoramos nuestra comprensión ni la concentración. Puedes olvidar eso de tener que fijar la vista palabra por palabra ya que el ser humano puede leer agrupando palabras. Con el tiempo, nuestro cerebro es capaz incluso de leer renglones enteros con una sola mirada y libros en la mitad de tiempo que antes.

Si te falta tiempo para la lectura o te cuesta comprender lo que lees, estos tres secretos pueden ser la solución.

3 Secretos de comprensión lectora que la mayoría de personas desconoce:

1- Investiga el autor

3 Trucos para leer más rápido y comprender los libros en la mitad de tiempo que antes

Cuando leemos un texto, iniciamos algo así como un diálogo con el autor. Intentamos comprender sus pensamientos, descubrir sus intenciones, hacerle preguntas y luego encontrar las respuestas en la lectura.

Es por ello que buscar información sobre el autor o autora del libro que vayas a leer te ayudará a comprender cuál era su intención a la hora de escribir el texto, qué quiere comunicar o qué posiciones defiende.

La comprensión a la que llegas durante la lectura se deriva de tus experiencias acumuladas, experiencias que entran en juego a medida que decodificas las palabras, frases, párrafos e ideas del autor.

Debemos reconocer que cada texto es un instrumento cultural, con una intención y ubicado en un momento histórico concreto. El autor no es una entidad neutra. Posee unos conocimientos, una cultura y unas intenciones que intenta trasmitir a través de la palabra escrita y que el lector debe hacer un esfuerzo por interpretar.

2- Skimming y Scanning

3 Trucos para leer más rápido y comprender los libros en la mitad de tiempo que antes

Tranquilo, a pesar de que desconozcas estas dos palabras, seguro que has realizado alguna que otra vez las acciones que describen.

En primer lugar tendríamos el Skimming, es decir, la acción de leer por encima en un intento de conseguir una impresión general del texto.

El Scanning en cambio, es la acción de analizar un texto de forma rápida sin leerlo por completo con el fin de obtener solo la información más valiosa.

Ambas herramientas muy útiles a la hora de irnos familiarizando con el texto. De esta manera, podremos hacernos una idea general de lo que vamos a leer. Durante el mismo, deberíamos detenernos en aquellas ideas que nos guste o nos llame la atención.

Imaginemos que vas a leerte un libro que acabas de comprarte. ¿Cómo deberías de actuar conforme a estas dos herramientas?

En primer lugar deberás acercarte al libro leyendo la portada, la contra portada. A menudo, hay un resumen al final de cada capítulo, léelo. Lee también los primeros y los últimos párrafos de cada capítulo. A continuación, echa un vistazo a todo el texto de manera rápida, picoteando información por aquí y por allá.

Llegados a este punto, es posible que hayas obtenido toda la información que necesitabas del libro. De no ser así, tu cerebro habrá conseguido una idea general del libro que facilitará la lectura y comprensión del mismo ya que la absorción de la información será mucho más rápida.

Existen personas que con esta técnica son capaces de obtener velocidades de lectura superiores a las 1.000 p/m (siendo 200p/m la velocidad media) con una capacidad de comprensión que nos sorprendería.

3- Hazte preguntas constantemente

3 Trucos para leer más rápido y comprender los libros en la mitad de tiempo que antes

Dentro de la comprensión lectora, la relación que intenta hacer nuestro cerebro entre los conceptos que leemos y la información que nos es familiar juega un papel importantísimo. Ahí radica la efectividad del secreto anterior.

Sin embargo, algo aún más efectivo que las relaciones de nuestro cerebro son las preguntas. Si al leer tenemos una pregunta en mente, el cerebro busca la respuesta de forma inconsciente.

La próxima vez que vayas a leer un libro con el objetivo de adquirir algún conocimiento, pregúntate qué quieres aprender. El cerebro buscará las respuestas durante la lectura de forma pasiva.

Usa estos tres secretos para aumentar tu colección de libros leídos, comprender mejor cualquier informe o artículo y ganar tiempo libre leyendo más rápido y reteniendo más de lo leído.

¡Compárte la noticia con todos tus amigos!

Fuente: Lecturaagil