3 Trucos infalibles para detener una hemorragia en casa y evitar un posible shock en nuestro cuerpo

Las hemorragias no son más que una pérdida de sangre en el cuerpo y pueden ser externas o internas.

Cuando tiene lugar dentro del organismo, la sangre se escapa de los vasos sanguíneos u órganos del cuerpo y cuando son externas la sangre sale al exterior a través de un corte en la piel o un orificio natural como la nariz, la vagina, la boca y el recto.

Causas de la hemorragia

Existen varias causas que provocan una hemorragia. Están las causadas por un sangrado traumático como las heridas por arma de fuego, cortes, punciones, o hematomas. Otros causantes son diversas afecciones médicas como menstruación abundante, leucemia, deficiencia de vitamina K, obstrucción intestinal, cáncer de pulmón o enfermedad hepática.

También debes tener en cuenta que algunos medicamentos pueden causar hemorragia, entre los que se incluyen aspirinas, anticoagulantes y antibióticos.

20 medicamentos que causan perdida de memoria banner 

Algunos síntomas son bastante visibles, pues vemos sangre en la piel, en la nariz o las encías. En otros casos, debemos fijarnos en las heces que tendrán un color oscuro.

Sin embargo, estas son señales básicas, pero una pérdida de sangre importante podría provocarnos shock, una condición potencialmente mortal ya que afectaría a la sangre el oxígeno y la perfusión de nutrientes.

Los síntomas de este shock son palidez, pulsaciones altas, debilidad, piel fría, dificultad para respirar o mareos.

Remedios caseros

1- Hielo

{keyword}

Si queremos detener el sangrado, un gran remedio es aplicar frío en la zona. Para ello podemos usar hielo. El frío provoca que los vasos sanguíneos se estrechen y se reduzca el flujo de sangre en un área. También alivia el dolor y la hinchazón. Recuerda que no debes aplicarlo de forma directa. Será mejor envolver cubitos de hielo en una toalla antes de aplicarlo en la zona afectada.

2- Consulta médica

Algunos medicamentos pueden provocar hemorragias asi que lo mejor será preguntarle al médico sobre esta situación. Es el único que puede recetarte un medicamento alternativo.

3- Presión

{keyword}

Podemos detener el sangrado con presión aplicada directamente sobre la herida ayudándonos de un paño limpio o vendaje estéril. Si no tenemos nada de eso, podemos usar la mano. La presión directa es el mejor método para sangrados externos en todo el cuerpo, menos cuando hablamos del ojo.

Si tienes una hemorragia, no dudes en acudir a urgencias para una evaluación y posterior tratamiento. La prevención de pérdida de sangre aumenta las posibilidades de salvar la vida de una persona.

¿Conocías las causas de la hemorragia? ¿Cómo actuarías ante una situación así? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártelo con tus amigos y familiares para que sepan cómo actuar ante una hemorragia!

Fuente: Healthybuilderz

Últimos artículos