3 Cosas que puedes aprender y practicar mientras duermes por las noches

La próxima vez que te vayas a acostar, coloca un libro bajo tu almohada y duerme asegurándote de colocar la cabeza justo sobre él. Es importante que el libro tenga un número de imágenes par, de no ser así, este truco no funcionará.

Si has seguido todos los pasos, cuando te levantes al día siguiente por la mañana, habrás memorizado su contenido como por arte de magia.

¿No te ha dado resultado? Bueno, quizás no funcione del todo, pero es un método de aprendizaje muy sofisticado que aún se está desarrollando. Aún así, no pierdas la esperanza.

No te asustes, era una pequeña broma, pero lo que sí es cierto es que existen algunas cosas que podemos aprender mientras dormimos plácidamente, o al menos mejorar ciertos aspectos del aprendizaje. Todo depende de una sola cosa, el sonido.

A continuación te mostramos algunas de las habilidades que puedes aprender mientras duermes:

1- Palabras en otro idioma

{keyword}
Polyglot

En un estudio reciente, los investigadores ayudaron a los participantes, de origen alemán, a aprender holandés. El aprendizaje comenzó con la memorización de un vocabulario básico. Luego les pidieron que se fuesen a dormir.

Sin que ninguno de los participantes lo supiera, los investigadores eligieron a un pequeño grupo, y con la ayuda de unos altavoces hicieron que oyeran la pronunciación y traducción de algunas palabras en holandés mientras dormían.

Más tarde, cuando todos los participantes hicieron un test donde se les preguntaba por las palabra aprendidas, el grupo que las escuchó durante el sueño tenía más facilidad a la hora de identificarlas y traducirlas.

Para asegurarse de que el hallazgo estuviese ligado al sueño, y no sólo a que las personas hubiesen oído las palabras; se hicieron pruebas parecidas en las que los participantes oían las palabras mientras hacían otra actividad en la que estaban despiertos, como por ejemplo caminar.

El resultado reveló que las personas que escucharon la lección mientras estaban despiertos no realizaban el test tan bien como los que las escucharon mientras dormían.

2- Habilidades musicales

{keyword}
Zedie

En otro estudio, los investigadores enseñaron a un grupo de personas a tocar melodías de guitarra usando una técnica tomada del videojuego Guitar Hero. Después, todos los participantes del estudio se echaron una siesta. Cuando despertaron se les pidió que volvieran a tocar la melodía.

Mientras dormían, a unos cuantos participantes se les puso la misma melodía que habían estado practicando momentos antes de dormir, a los demás no. Los participantes que oyeron la melodía mientras dormían, aunque no tenían ningún recuerdo de lo que había sucedido, tocaron la melodía mucho mejor que aquellos que no habían oído nada.

3- Reactivación de la memoria

{keyword}
Adafruit

Los científicos piensan que nuestros cerebros usan un sistema de etiquetado especial para separar los recuerdos importantes de los «desechables». Aquellos recuerdos que el cerebro señala como «importantes» son enviados directamente a nuestra memoria de largo plazo mientras que los recuerdos intrascendentes son arrastrados y sustituidos por los nuevos.

Algunos investigadores creen haber encontrado una manera de «hackear» el cerebro a nuestro favor. En un estudio reciente descubrieron que las personas que oían un sonido que habían vinculado con un recuerdo, aunque este no fuese importante, tenían más capacidad para memorizarlo.

En el estudio, realizado en 2013, se analizó el comportamiento de 60 adultos. Los sujetos fueron instados a recordar la posición específica de 72 objetos en una pantalla. Cada vez que aparecía uno de los objetos se escuchaba un sonido característico de la imagen, (por ejemplo, si aparecía un gato, se oía un maullido). El objetivo era recordar la posición de cada objeto después de dormir una siesta.

Durante la primera siesta, los participantes durmieron con normalidad sin ningún tipo de sonido de fondo. Durante la segunda siesta, la melodía del sonido característico de cada objeto se fue reproduciendo mientras dormían sin que ninguno de ellos se diese cuenta. Tras la segunda siesta, los participantes tuvieron más facilidad para recordar la posición exacta de cada objeto.

{keyword}
Sofiadolabela

¿Qué ocurre cuando dormimos? ¿Por qué es tan bueno para nuestro cerebro?

Nuestra actividad cerebral se ralentiza en fases específicas mientras dormimos por la noche. Estas fases, de una actividad más pausada, se denomina sueño de onda lenta.

El sueño de onda lenta es también la fase donde los científicos creen que algunos de nuestros recuerdos a corto plazo se trasladan al lugar de almacenamiento de recuerdos a largo plazo de nuestro córtex prefrontal.

En algunos de estos experimentos, los investigadores fueron capaces de estudiar la actividad de las ondas cerebrales de los voluntarios mientras dormían, y gracias a ello se dieron cuenta de que aquellos que fueron expuestos a algún sonido durante la noche, como las palabras en holandés o la melodía de guitarra, tendían a pasar más tiempo en sueño de onda lenta durante la noche, aumentando así el tiempo en el que los recuerdos pasan a asegurarse en nuestra memoria y mejorando la calidad de los mismos.

En resumen, mientras más tiempo pasemos durmiendo en esa fase de actividad lenta, mejor, tanto para el aprendizaje de nuevas habilidades como para la preservación de recuerdos importantes.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Iflscience

Últimos artículos