3 Cosas en las que deberíamos fijarnos para saber si tu pareja se está convirtiendo en tu peor enemigo

Tu pareja es tu mejor amigo, tu confidente y una persona que trata de apoyarte en todas tus decisiones, pero ¿qué pasa si se torna en tu peor enemigo y no te estás dando cuenta?Hay algunas señales muy obvias, pero hay otras más sutiles que te impiden ver con claridad si está pasando por un mal momento o es que está empezando a volverse contra ti, cosa que no os beneficia en absoluto como pareja.

Vamos a distinguir esas claves

3 Cosas en las que deberíamos fijarnos para saber si tu pareja se está convirtiendo en tu peor enemigo

Lo primero, las palabras

Las palabras de desprecio son la primera señal de que algo va mal. «Ese pantalón no te queda bien», «no me gustan tus amigos» u otras afirmaciones de este tipo, son letales para la estabilidad de vuestra relación.

No se trata de estar constantemente lanzándole cumplidos a tu pareja, pero sí puedes decirle las cosas con más tacto sin dejar de ser sincero y realista. «Oye, ¿por qué no salimos a correr algunas tardes?» es una pregunta, no una afirmación como «estás engordando», y además no lo verá como un ataque porque tú también te incluyes.

3 Cosas en las que deberíamos fijarnos para saber si tu pareja se está convirtiendo en tu peor enemigo

Las escenitas en la calle

Si te monta ‘escenitas’ en la calle o no te habla en el tono al que estáis acostumbrados, definitivamente algo va mal. Hay un dicho popular que dice que «los trapos sucios se lavan en casa», y la calle no es un buen lugar para discutir.

Hay cosas que deben solucionarse en el momento, pero nada es tan urgente para no poder esperar a llegar a casa. Necesitáis intimidad para resolver vuestros desencuentros y debes recordar que no gana quien grite más alto.

3 Cosas en las que deberíamos fijarnos para saber si tu pareja se está convirtiendo en tu peor enemigo

Ejercen control sobre nosotros

Que ejerza algún tipo de control sobre ti tampoco es nada que te beneficie. Existe una línea bastante gruesa entre la preocupación y el control. Está bien que tu pareja se preocupe por que lleves una dieta saludable, pero no que controle tus comidas.

Por supuesto no hablemos de cómo vestir, peinarte o cuándo salir con tus amigos, no te mereces tener a tu peor enemigo al otro lado del colchón. Si hace estas cosas no te quiere ni respeta tus gustos.

3 Cosas en las que deberíamos fijarnos para saber si tu pareja se está convirtiendo en tu peor enemigo

En las historias de ficción, los personajes del equipo de los villanos están siempre muy diferenciados del resto, pero tú estás en la vida real y debes distinguir muy bien al la persona que no te beneficia en tu vida y apartarla.

¿Es tu pareja tu peor enemigo? ¿Crees que todo el mundo debe ser tratado con respeto?

¡Comparte con tus amigos y familiares las claves para saber si tu pareja es tu enemigo!