10 Trucos que deberíamos poner en práctica para aprender a beber bien una cerveza

La cerveza siempre ha estado presente en cualquier bar o restaurante de este país. Es un brebaje exquisito que gusta a casi todo el que lo prueba. Aunque no seas un catador profesional, puedes apreciar todos los sabores de una cerveza si la saboreas lentamente.

Lo primero que debes hacer es elegir una cerveza que te guste, y esto ya es cuestión de gustos personales. Para empezar, no hace falta elegir la mejor cerveza del mundo (Hofmeister Helles, ganadora en los premios The Beer Arwards 2017/18), sino que debes ir probando distintas marcas por tu cuenta para encontrar la que más vaya contigo. Las que más se consumen en España son Estrella Galicia, Mahou, Alhambra, Estrella Damm y Ambar.

img 59eda5e20e7e5

Una vez escogida la cerveza, hay que encontrar un lugar adecuado para degustarla. Debe ser un entorno tranquilo, ya que no es recomendable hacerlo con prisas. Evita los olores fuertes, como el humo de un cigarro, perfume, y otros tipos de aromas que dificulten la tarea.

Aunque parezca algo irrelevante, cada cerveza tiene un tipo de vaso correspondiente. Siempre se ha creído que esto era algo personal, pero los vasos tienen un papel fundamental a la hora de descubrir los matices de una cerveza. Pero esto ya es otro tema, lo único que debes saber es que no se debe beber directamente de la botella, hazlo en una copa o vaso.

img 59eda71be814b

Cuando ya tengas el vaso adecuado y una cerveza, evita tener la boca contaminada por otros sabores si no quieres percibir un sabor distinto al real. Antes de empezar, come algo de pan para eliminar cualquier sabor pertubador.

Para servir la cerveza abre la botella sin agitarla. Inclina el vaso unos 45º y sírvela elevando la botella lo suficiente para que rompa la espuma. Se recomienda dejar dos dedos de espuma, evita obtener una cerveza sin espuma o con demasiada. Una vez servida, agita suavemente el vaso para que la cerveza desprenda todo su aroma.

img 59eda7b5e92de

El 90% de lo que experimentas al degustar una cerveza se basa en el olfato. Inspira a través de la nariz un par de veces y después, haz lo mismo pero con la boca abierta.

Observar la cerveza no se suele considerar un punto demasiado importante en las catas de esta bebida, pero siempre viene bien fijarse en el color, presencia de partículas, formación y tamaño de espuma…

Por último, toca probar nuestra cerveza. Esta fase se divide en tres partes: entrada en la boca, paso por la boca y retrogusto. Son muchos los aspectos que podemos destacar, como el cuerpo, textura, carbonatación, duración del sabor, etc.

img 59eda8319b739

Pero para ser francos, si no te vas a dedicar a ser un catador profesional, no hace falta que conozcas todos los factores y cómo percibirlos. Aquí tienes una serie de preguntas que te servirán para deducir si una cerveza está buena o no:

¿Es una cerveza agradable al beberla? ¿Es difícil o fácil de beber? ¿Invita a ser tomada nuevamente?

Todas esas preguntas deben contestarse después de percibir las sensaciones que te deja una cerveza después de beberla, pero lo más importante es la impresión general y si finalmente te produce el deseo de volver a tomarla.

¿Qué te ha parecido? ¿Te ha servido de ayuda? ¡Publica tus impresiones abajo en la sección de comentarios!

¡No dudes en compartirlo con todos tus amigos y familiares!