10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

De pequeños podemos sufrir algunas situaciones traumáticas que nuestro cerebro reprime, causando problemas cuando somos adultos. Al reprimir estos recuerdos negativos podemos experimentar ansiedad o tener miedo al abandono. En estos casos aparece la frustración ya que no entendemos por qué ocurre.

Hay algunos signos que son bastante característicos de esta situación y cuando los reconocemos debemos ir a un especialista cuanto antes. «Es muy importante ir a terapia para desbloquear los recuerdos y el posible trauma,» cuenta Bruce W. Cameron, un psicoterapeuta.

10 Comportamientos provocados por reprimir recuerdos negativos de la infancia

1- Miedo frente a lugares o situaciones específicas

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Nuestro cerebro registra las sensaciones especificas que experimentamos ante un evento negativo o traumático y, cuando nos enfrentamos a estímulos similares, nos trae esa experiencia a la memoria.

2- Dificultad para mantener un trabajo

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Un trauma particularmente severo podría desencadenar un problema para mantener relaciones sanas con otros adultos, afectando a tu relación con familiares, amigos y en la oficina. Probablemente puedas tener problemas para mantener un trabajo ya que los jefes son menos comprensivos que la familia.

3- Actuar como un niño

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Es comprensible actuar de una forma inmadura cuando estás molesto pero si esto sucede en todo momento, debes pensar qué es lo que está sucediendo.

4- Ser impulsivo

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Cuando suprimimos recuerdos negativos, recurrimos a comportamientos compulsivos para lidiar con el dolor.

5- Sentir ansiedad

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Un trauma del pasado puede llevarte a sufrir ansiedad cuando eres adulto. No significa que obligatoriamente sea esa la causa, pero puede ser una posibilidad.

6- Fuertes reacciones hacia ciertas personas

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Puedes tener reacciones emocionales fuertes hacia personas que te recuerdan alguna experiencia negativa vivida. Se trata del sistema de alarma del cuerpo que te avisa de que no estás a salvo con esa persona. Obviamente debemos tener cuidado con los extraños pero hay respuestas que no pueden tolerarse.

7- Dificultad para controlar tus emociones

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Cuando las personas no superan los recuerdos negativos de la infancia suelen luchar con el control de su estado de ánimo y de las emociones fuertes.

8- Miedo al abandono

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Tener miedo al abandono podría ser un síntoma de los trastornos infantiles. Esto ocurre cuando alguien se va, ya que se presenta una reacción emocional muy fuerte y sientes que es desproporcionada frente al evento.

9- Tender al auto-castigo

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Cuando las personas han sufrido algún tipo de trauma tienden a castigarse aunque estén pasando por un momento bueno.

10- Estar agotado emocionalmente

10 Señales claras que demuestran por qué no puedes superar un trauma de tu infancia

Tu mente intentará suprimir tus experiencias pasadas por lo que te sentirás muy cansado emocionalmente. Podría causar fracasos en tus relaciones.

Si sufres estos síntomas deberías pedir cita con un especialista. No tiene por qué ser un signo de que tienes un trauma infantil reprimido. De hecho pueden ser causados por otros problemas como ansiedad o depresión. Por ello, es muy importante ir a un profesional para que estudie el caso y nos diga el motivo exacto de nuestro comportamiento.

¿Te han sonado familiares estos síntomas? ¡Cuéntanos tu experiencia!

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: BustleImagen de portada: Jirawat Phueksriphan / Shutterstock