10 Pistas para pillar a tu hijo con las manos en la masa y saber si está fumando

Con el paso de los años, el consumo de cannabis con un objetivo recreativo se ha expandido especialmente entre los jóvenes. A pesar de que se considera una droga blanda que alberga pocos efectos secundarios, su consumo puede afectar al proceso de desarrollo especialmente en los adolescentes de entre 12 y 13 años.

Es normal por tanto que a muchos padres les asuste la idea de que sus hijos puedan llegar a fumar o consumir esta u otras sustancias. ¿Estás en esa situación? No te preocupes.

A continuación te mostramos 10 claves para conocer si tu hijo fuma cannabis:

1- Mirada perdida

13 pistas para saber si tu hijo fuma marihuana 02
Africa Studio/Shutterstock

La marihuana es una sustancia con efectos psicoactivos, es decir, es una sustancia capaz de alterar el sistema nervioso central, y que por lo general suele generar cierta sensación de euforia que luego desencadena un estado de tranquilidad y relajación.

Por este motivo, es bastante común que quienes consumen cannabis tienden a ensimismarse y a mostrar la mirada perdida a medida de que la intensidad del efecto de euforia desaparece.

2- Desinhibición

Uno de los motivos más populares por el que los adolescentes deciden consumir cannabis es por el efecto de euforia y desinhibición que provoca. Esto les permite una mayor manifestación y expresión personal a nivel conductual y social.

3- Ojos enrojecidos

13 pistas para saber si tu hijo fuma marihuana 01
Lolostock/Shutterstock

Otro de los posibles indicios relacionados con el consumo de marihuana es la aparición de conjuntivitis, enrojecimiento de ojos, mirada brillante y humedecida, cierta midriasis e incluso dilatación pupilar.

4- Apetito excesivo

Otro de los efectos secundarios del cannabis es el aumento del hambre. Es por esta razón por la que la marihuana se ha utilizado a nivel medicinal para tratar trastornos relacionados con la pérdida de peso.

Resulta bastante frecuente por tanto que los fumadores de marihuana experimenten más hambre de lo habitual, sintiendo cierta predilección por alimentos dulces o cargados calóricamente.

5- Problemas de concentración y memoria a corto plazo

13 pistas para saber si tu hijo fuma marihuana 03
slonme/Shutterstock

El consumo de cannabis tiene repercusiones directas sobre la memoria y el aprendizaje, concretamente está relacionado con problemas de memoria a corto plazo o cierta dificultad para concentrarse y recordar acontecimientos recientes en el tiempo. Este síntoma suele observarse a largo plazo en fumadores experimentados.

6- Insomnio

Aunque pueda parecer contradictorio, el estado de relajación inducido por la marihuana no facilita la conciliación del sueño, en realidad lo que si deriva son problemas de sueño una vez que se acaban sus efectos. Los problemas más frecuentes en este sentido son los episodios de insomnio o la incapacidad de disfrutar de un sueño continuo.

7- Uso excesivo de chicles

13 pistas para saber si tu hijo fuma marihuana 04
Shvaygert Ekaterina/Shutterstock

Debido a que la marihuana tiene un olor bastante reconocible durante y después de haberla consumido, muchas personas intentan camuflar este aroma usando inciensos de aromas intensos o chicles.

8- Problemas de atención

El consumo de marihuana induce un estado de ánimo y un efecto relajante o narcótico que propicia la disminución de la atención. Este síntoma puede presentarse tanto en el momento en que se consume el cannabis como a largo plazo.

9- Problemas de respiración y tos

13 pistas para saber si tu hijo fuma marihuana 05
Hazem.m.kamal/Shutterstock

Una de los métodos más habituales para consumir marihuana es fumándola a través de cigarrillos. Esto hace que los pulmones y la garganta entren en contacto con el humo producido y se irriten,  dando lugar a ataques de tos u otros problemas respiratorios.

10- Expresividad desmedida

El cannabis, especialmente en la versión proveniente de la planta cannabis sativa, es una sustancia psicoactiva que provoca reacciones de euforia. Es muy común por tanto percibir en sus consumidores cierto nivel de desinhibición, risas descontroladas y elevación del tono de voz mientras duran los efectos.

Ya sabes qué cosas tienes que vigilar. ¡Estáte atento y que no te la peguen!

¡Compártelo con otros padres!

Fuente: Psicologiaymente

Últimos artículos