Una niña de 10 años muere repentinamente por no haber prestado atención a su garganta

Briony Caitlin Klingberg era una niña de 10 años que vivía en Adelaide, Australia. Un día, empezó a encontrarse mal y tener fiebre. Pero no fue hasta que dejó de comer y beber cuando su madre, Bridget empezó a preocuparse.

Bridget llevó a Briony a varios médicos, pero ninguno daba con lo que le ocurría a la niña. Todos la mandaban a casa sin un diagnóstico concreto. Ninguno detectó que Briony sufría del virus del herpes simple, una infección muy común, pero a la vez, muy peligrosa. Al volver a casa, la pequeña empezó a vomitar y a tener problemas para tragar.

Sus padres volvieron a llevarla al médico y fue entonces cuando detectaron que lo que parecían simples herpes en la garganta eran úlceras bucales. Aún así, le diagnosticaron una infección general de garganta y le recetaron antibióticos.

Le dijeron que se fuera a casa y que volviera en una semana a ver como seguía. Pero, por desgracia, la pequeña no vivió lo suficiente como para volver al médico…

{keyword}
gNews

Briony Klingberg, una niña sana de 10 años, empezó repentinamente a encontrarse mal y tener fiebre. Dejó de comer y beber, y empezó a tener problemas para tragar.

Su madre, Bridget, la llevó a varios médicos, pero ninguno dio con su diagnóstico. Finalmente le encontraron úlceras en la garganta y la mandaron a casa. Pero su caso era mucho más grave que eso. Briony sufría del virus del herpes simple, una común pero peligrosa infección.

{keyword}
Linkbeaver

Tres días después, Briony sufrió un fallo multiórganico y falleció por causa de un virus del herpes simple que no había sido tratado.

Bridget, ahora una madre sin consuelo, se puso muy furiosa con los médicos que habían tratado a su hija.

«Confiaba en que si mi hija estaba muy enferma, la hubiesen ingresado.»

{keyword}
Adelaide Now

El virus del herpe no fue detectado hasta que Briony falleció. El médico que la había tratado dijo que solo había visto este virus en lenguas, encías y el interior de los labios, pero nunca en la garganta.

«Recuerdo a Briony y su infección cada vez que veo a un niño… cada vez que le miro a alguien la garganta», dijo.

{keyword}
Wikimedia

Las infecciones provocadas por el virus del herpes simple (VHS) tienen gran cantidad de síntomas, entre las que pueden estar: malestar repentino, fiebre, irritabilidad, dificultad para comer o beber, gingivitis, exceso de babeo o dificultad al tragar en bebés, lesiones vesiculares en la lengua…

La infección más primaria VHS1 ocurre durante la niñez, y se contagia principalmente por el contacto con saliva infectada.

{keyword}
Wikimedia

En 2014, un recién nacido falleció a causa de complicaciones relacionadas con el virus del herpes simple, que le había sido transmitido con un simple beso.

Desde entonces, muchos padres están manifestándose sobre el peligro de besar a los bebés, por este motivo.

Es muy importante que todos los padres sean conscientes de la existencia de este virus y de los síntomas que produce.

¡No olvides compartirlo para evitar más casos como este!

Imagen de portada: Adelaide Now

Últimos artículos