Su novio trató de chantajearla y le prohibió someterse a la operación para perder peso. Pero dos meses antes de la boda decidió cambiar su vida para siempre

Mallory se puso a dieta por primera vez cuando tenía tan solo 8 años. Era adicta a los alimentos grasos y las bebidas azucaradas. Conforme fue creciendo, su peso iba poco a poco siendo cada vez más desorbitado. Con 10 años llegó a pesar 90kg y cuando se graduó en magisterio, con tan sólo 22 años, pesaba alrededor de los 180 kilos.

{keyword}
Caters News Agency

Probó todas las dietas habidas y por haber, pero no era capaz de perder peso. En una consulta con su doctor, este le recomendó realizarse un bypass gástrico.

“Odiaba la idea al principio,” dijo Mallory. “Pensaba que no necesitaba cirugía, ese era simplemente el camino más fácil pero no el mejor…”.

{keyword}
Caters News Agency

Pero como maestra, responsable de poder transmitir el ejemplo a sus alumnos, Mallory se dio cuenta de lo importante que era para ella tener la energía y la capacidad suficiente como para llevar tantas clases adelante.

Por ello decidió someterse a la cirugía.

{keyword}
Caters News Agency

En ese momento, Mallory estaba comprometida y su cirugía se programó para dos meses antes de su boda. Sin embargo, se dio cuenta de que no tenía el apoyo de su prometido.

Muchas veces se sentía desolada, ya que en ocasiones pensaba que su novio era lo único que tenía en su vida, su apoyo incondicional. Pero realmente vivía detrás de una mentira, una máscara tras la que se estaba escondiendo sin darse cuenta.

Desde que se enteró de sus intenciones, no la apoyó en su decisión de bajar de peso una vez por todas en ningún momento. De hecho, trató de manipularla y chantajearla intentando hacerle creer que no le seguiría queriendo igual después de la operación. Además, decía que la operación era demasiado costosa, y que no tenía ninguna intención de pagársela.

Obligada a elegir entre su novio y su propia salud, Mallory decidió anular la boda. Siguió adelante con su cirugía y nunca habló con él de nuevo.

{keyword}
Caters News Agency

“Fue lo más complicado para mí, pero tenía que elegir ser feliz”. A pesar de sus cortos ingresos económicos que tenía por su trabajo como profesora, consiguió ayuda por parte de sus familiares y amigos más cercanos, que la apoyaron en todo momento.

Después de una cirugía exitosa, Mallory decidió completar su increíble transformación deshaciéndose de más de 4 kilos de piel de su estómago y 35 centímetros de la piel de los codos.

{keyword}
Caters News Agency

Mallory pesa ahora 84 kg y ha aprendido a controlar sus comidas. Puede presumir de tener una dieta equilibrada y buena salud.

{keyword}
Caters News Agency

Sin duda alguna, acertó completamente al elegir su propia salud por encima de las demás cosas. Se trata de un acto muy valiente, y esperamos que siga adelante y consiga la vida que siempre ha deseado.

¡Comparte esta bonita historia de superación con todos tus amigos!

Fuente: Little Things

¡No te pierdas nada nuevo!

Te enviaremos lo mejor de cada semana para que sigas disfrutando
Únete con Facebook
Google +
O puedes usar tu correo:
Correo electrónico

¿Y tú qué opinas?