2 Razones por las que detestamos nuestra voz al oírla grabada

No te ha pasado nunca que te escuchas en un vídeo o en un audio de Whatsapp y piensas ¡Dios mío! ¡Ese no soy yo! ¿Por qué tengo esa horrible voz de pito? ¡Parezco un camionero! Pues aunque no nos guste, esa es nuestra auténtica voz, la que oyen los demás.

Con lo dulce y sexy que suena cuando la oyes en tu cabeza, ¿cómo puede ser tan horrible cuando la escuchas grabada? Tranquilo, no es algo que te ocurra sólo a ti, le pasa a todo el mundo. Sin embargo, estás a punto de descubrir la verdadera razón.

2 Razones por las que detestamos nuestra voz al oírla grabada
Pixabay

A todos nos baja la autoestima instantáneamente cuando nos escuchamos, pero por desgracia esa es nuestra voz real, la que oímos en nuestra cabeza es solo una broma de mal gusto que nos gasta nuestro cuerpo y que se debe a lo que ocurre dentro de nuestro oído.

2 Razones por las que detestamos nuestra voz al oírla grabada
Wikimedia

Como bien sabemos, todos los sonidos son ondas. La presión en el aire se mueve por vibraciones que dependen de la fuerza con la que se hayan producido. Cuando nuestras orejas las captan, actúan como un embudo y las ondas pasan al canal del oído, donde «chocan» contra el tímpano. Esas vibraciones pasan hacia el oído interno y allí son transformadas en señales que los receptores auditivos pueden interpretar correctamente para que los nervios envíen la información al cerebro y este pueda interpretarlo.

Entonces, si nosotros hablamos y emitimos un sonido, ¿por qué no lo recibimos como los demás? Aquí se complica la cosa…

2 Razones por las que detestamos nuestra voz al oírla grabada
Wikimedia

El problema está en que todos los sonidos internos no aparecen directamente en el tímpano, sino que resuenan en la garganta y en la boca, se transmiten a través de los huesos del cuello, a través de los tejidos de la cabeza directamente a los fluidos del caracol; por lo que la transmisión lleva unas frecuencias mucho más bajas y las vibraciones son más profundas.

Por lo tanto, cuando hablamos se producen dos sonidos: el que sale hacia fuera y el que se trasmite por dentro, cada uno con una frecuencia diferente. El que percibimos cuando hablamos es una mezcla de los dos. Por eso es distinto y nos suena extraño.

2 Razones por las que detestamos nuestra voz al oírla grabada
Wikimedia

Cuando escuchamos una grabación sólo estamos oyendo la parte que sale fuera, sin embargo nuestra voz interna, que tiene unas frecuencias mucho más graves es la que le da una dimensión más cálida y profunda.

Este es el motivo por el que nos escuchamos de forma diferente interiormente y cuando nos grabamos, ¿a qué es muy interesante?

¡Compártelo con todo el mundo para que ellos también lo sepan!

Fuente: GonzooImagen de portada: Public Domain Pictures