10 Hechos que han convertido a los Carlinos o pugs en el reflejo de la crueldad y el egoísmo humano

Si nos detenemos unos segundos a observar el retrato del pug inglés realizado por Thomas Gainsborough, podremos comprobar algo que ha estado presente en la literatura y la investigación genética de los últimos años.

También conocidos como Carlinos, estos perros no provienen precisamente de china. Las razas más cercanas a estos perros son el grifón de Bruselas y algunos terriers. A pesar de que muchos los relacionen con el shar-pei (típico de China), no se agrupan cerca de ellos.

10 Hechos que han convertido a los Carlinos o pugs en el reflejo de la crueldad y el egoísmo humano

Esto significa que estos perros desarrollaron su forma actual en Europa. ¿Como es posible? Lo cierto es que las arrugas del rostro y los problemas respiratorios que a menudo presentan estas adorables criaturas son un problema moderno que jamás vivieron sus antepasados.

A continuación te explicaremos qué sucedió y cuánto influyó la mano del hombre en este proceso:

10 Hechos que han convertido a los Carlinos o pugs en el reflejo de la crueldad y el egoísmo humano

A su llegada al viejo continente, los pugs ganaron una inmensa popularidad en la República Danesa. No se sabe si llegaron importados desde China, pero no cabe duda de que ya estaban muy presentes en esta región en el siglo XVII.

Debido a que los viajes en aquella época eran muy tediosos y peligrosos, es bastante extraño que el estado danés o cualquier otro trajese todos estos perretes desde el este. Lo más probable es que el número importado fuese reducido, y que luego se criasen y mestizasen con alguna otra raza autóctona de Europa.

Llegado el momento, el estatúder danés se convirtió en el rey Guillermo III de Inglaterra e Irlanda. Este hecho, que parece no influir en nuestra historia, será una de las claves para la evolución de estos cánidos de cara plana, pues los británicos se volvieron locos por ellos debido a esta proclamación.

10 Hechos que han convertido a los Carlinos o pugs en el reflejo de la crueldad y el egoísmo humano

Tras la subida de Guillermos al trono, los pugs se convirtieron en el animal de moda. Incluso fueron considerados el mejor regalo para los bebés. Todos querían uno. Fue en aquel tiempo, cuando los cruces con terriers y otras razas más pequeñas de Gran Bretaña comenzaron a ganar popularidad.

De esta manera, con el paso de los años los pugs de las Islas Británicas se separaron enormemente de sus antepasados de origen Chino, y se extendieron desde los Países Bajos a toda Europa, donde sucedieron eventos muy similares.

Los belgas los cruzaron con el grifón de Bruselas y en Alemania lo mestizaron con los pinschers miniatura. Como puedes comprobar, el pug original sufrió innumerables modificaciones genéticas, todas ellas artificiales, en un tiempo relativamente corto.

10 Hechos que han convertido a los Carlinos o pugs en el reflejo de la crueldad y el egoísmo humano

No está del todo claro en qué punto de la historia aparece el pug moderno, aunque no es demasiado descabellado pensar que casi todos descienden de las versiones procedentes de Inglaterra, que gradualmente fueron reemplazando a las del resto del continente.

Con el objetivo de obtener formas y aspectos más elegantes y bellos, las constantes modificaciones y cruces inducidos a esta raza durante siglos han dado lugar a criaturas que sufren problemas de salud desde el momento de su nacimiento.

Entre ellos nos encontramos problemas para respirar (no es difícil escuchar sus jadeos como ronquidos), no tienen buena vista y a menudo tienen complicaciones de caderas debido a su genética.

10 Hechos que han convertido a los Carlinos o pugs en el reflejo de la crueldad y el egoísmo humano

Como resultado de un cruce constante y artificial, estos pequeños cánidos tienen características desproporcionadas: una nariz muy pequeña y hundida, un maxilar reducido y unas patitas demasiado cortas.

10 Hechos que han convertido a los Carlinos o pugs en el reflejo de la crueldad y el egoísmo humano

Muchos expertos recomiendan no adquirirlos para que la raza desaparezca poco a poco, pues nacer como pug a menudo significa vivir en constante sufrimiento.

Aunque los propietarios de estas adorables criaturas no tienen ninguna culpa, resulta necesario despertar conciencia sobre el problema y dejar a un lado el egoísmo superficial, evitar su reproducción y optar por la esterilización.

Por más difícil que sea admitirlo, la raza lleva en su ser una huella indeleble de la violencia y el egoísmo humano, que no se materializa en golpes ni se expresa a través de moretones, mutilaciones o sangrado, sino en el ADN.

¿Cuál es tu opinión al respecto? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

¡Comparte el verdadero origen de los carlinos con todos tus amigos!