Una mujer sufre dos abortos y las consecuencias de tomar las típicas bebidas de adolescente cuando era pequeña

Después de sufrir dos desgarradores abortos involuntarios, una joven de 18 años que sufre una enfermedad cardíaca grave, está instando a otros jóvenes a no cometer los mismos errores por los que ella pasó durante su infancia.

Dion Parratt tenía sólo 11 años cuando por primera vez empezó a beber las bebidas energéticas cargadas de cafeína y azúcar, como las típicas Monster y Red Bull que podemos encontrar prácticamente en cualquier establecimiento.

Al principio, nos tomamos estas bebidas porque creemos que nos van a ayudar a vencer el sueño y nos van a aportar la energía suficiente para poder realizar todas nuestras tareas diarias sin mostrar signos de cansancio. Ahora bien, el problema de estas bebidas es que crean una gran adicción que resulta muy difícil de superar posteriormente.

Al poco tiempo de haberla probado, Dion llegó a depender tanto de la cafeína que se encontró en una situación en la que se tomaba cinco bebidas energéticas al día.

Con el paso del tiempo, este enorme consumo de cafeína le causó a la chica el sufrir una presión arterial peligrosamente baja asociada con un grave problema cardíaco que causa que su ritmo cardíaco baje repentinamente sin previo aviso.

Una mujer sufre dos abortos y las consecuencias de tomar las típicas bebidas de adolescente cuando era pequeña

«Yo era una tan solo una niña y lo cierto es que se trataba de una bebida que tenía un sabor bastante agradable. Todos mis amigos la bebían por costumbre. Supongo que no se sabe muy bien el daño que puede llegar a hacer hasta que finalmente lo hace», dijo Dion.

Dion admite que no se tomó demasiado en serio el problema, hasta que sufrió dos abortos involuntarios de forma seguida.

«Cuando perdí a mi segundo bebé, y tuve un problema con mi corazón, fue entonces cuando lo supe», dijo. «Si quería un bebé y una vida sana, tenía que parar.»

Por ahora, Dion debe estar conectada a varios cables, así como a un monitor cardíaco, durante 24 horas al día para combatir los efectos duraderos del consumo excesivo de bebidas energéticas siendo adolescente.

«Esto es lo que sucede cuando tomas bebidas energéticas en la infancia», escribió en Facebook. «Ahora estoy pegada a cables y a una caja gigante unida a mí durante 24 horas sin parar.»

¡No olvides compartir esta importante información con todos tus amigos!

Fuente: healthypage