Hallan un ADN en los habitantes de una tribu que nunca se había visto en otro lugar del planeta

Pero ahora, los científicos han descubierto que las tribus de la región insular de Melanesia (cerca de Australia) tienen restos de ADN de una tercera especie humanoide hasta ahora desconocida. Los investigadores creen que esta misteriosa especie puede haberse originado en el Pacífico Sur.

Los científicos han investigado ampliamente sobre la evolución de la humanidad durante los últimos siglos, y habían reducido a dos, las especies humanas principales, con las que los seres humanos modernos estamos más estrechamente relacionados: los Neandertales y los Denisovanos.

Hallan un ADN en los habitantes de una tribu que nunca se había visto en otro lugar del planeta
Wikimedia

Un científico llamado Bohleneder, que ha dedicado su investigación al ADN, dice que aunque la mayoría de los seres humanos son descendientes de Denisovanos y Neandertales, hay una pequeña porción de la población que está relacionada con esta tercera especie.

Hallan un ADN en los habitantes de una tribu que nunca se había visto en otro lugar del planeta
Wikimedia

Un estudio realizado a principios de este año descubrió un vínculo entre el ADN Neanderthal y ciertas condiciones como la depresión o las enfermedades cardiovasculares, y que probablemente el VPH (virus del papiloma humano) se transmite entre los neandertales y los Denisovanos.

Debido a estos hallazgos, Bohleneder cree que la verdadera historia de los neandertales aún no se ha comprendido completamente, y que todavía existen grandes piezas de la línea del tiempo por descifrar.

Bohleneder cree que esta tercera especie es uno de los eslabones que faltan en esa línea de tiempo, y que si fuera así, nos ayudaría a explicar por qué la gente de Melanesia tiene un ADN tan único que no se encuentra en ningún otro lugar.

Hasta el momento, sin embargo, esto sigue siendo una teoría, y no tiene corroboración científica. En lo que se basa hasta ahora es en algunos huesos y dientes que han encontrado y que apuntan a este eslabón perdido. Pero todavía hay mucho trabajo por hacer para desentrañar ese ADN misterioso.

¡No olvides compartirlo con tus amigos y familiares!

Fuente: Wimp