La gente con perros de asistencia falsos se están convirtiendo en un problema

Un perro de asistencia es aquel entrenado para ayudar y asistir a una persona con discapacidad.

De forma amplia y divulgativa podrían incluirse hasta seis categorías de perros de asistencia.​ La mayor parte de los mismos estarán entrenados para uno de ellos, aunque existen algunos con conocimientos combinados.

  • Perros guía o Perro lazarillo: Adiestrado para guiar a una persona con discapacidad visual o sordo-ciega.
  • Perros de señalización de sonidos: Los perros señal o perros para personas sordas están adiestrados para avisar físicamente a las personas con discapacidad auditiva de distintos sonidos cotidianos y conducirles a su fuente de procedencia, o alertarles en el caso de sonidos como las alarmas.
shutterstock 293243318
  • Perros de servicio: Adiestrados para prestar ayuda a personas con alguna discapacidad física en las actividades de su vida diaria, tanto en su entorno privado como en el entorno externo. Ejemplos de esto son la asistencia para la movilidad, petición de ayuda mediante teléfono o sistema de comunicación exterior, transporte de información, bloqueo de la persona ante un objeto o situación de peligro, etc.
  • Perros de respuesta médica o de aviso: Adiestrados para dar alerta médica a personas que padecen epilepsia, diabetes…
  • Perro de asistencia en autismo: Adiestrados para cuidar de la integridad física de una persona con trastorno del espectro autista, guiarla y controlar las situaciones de emergencia que pueda sufrir.
  • Perros incluidos en proyectos de terapia asistida con animales de compañía: destinados a visitas a hospitales, centros geriátricos, pisos tutelados, centros para personas con discapacidad, viviendas particulares, etc.
shutterstock 444424942Estos animales de asistencia resultan vitales para aquellas personas que sufren alguna discapacidad grave, pues ayudan con diligencia y de forma desinteresada en un intento por hacer que las personas que lo necesitan vivan sus vidas con la mayor libertad y seguridad posible.

Sin embargo, algunas personas abusan del sistema y mienten haciendo pensar al resto del mundo que su perro es un animal de asistencia para disfrutar de ciertos beneficios.

Una entrenadora de perros de asistencia descargó la frustración que le crea esta situación y utilizó su experiencia para ilustrar las diferencias que existen entre un perro de asistencia real y uno falso.

{keyword}

«He estado trabajando con perros gracias a mi familia desde que era muy joven. Me convertí en entrenadora canina profesional hace casi 3 años. Ahora trabajo para una organización de entrenamiento de perros de asistencia.»

Los perros de asistencia son capaces de salvar vidas. No solo es una acción deshonesta, sino que la moda de hacer pensar que tu mascota tiene la obligación de acompañarte causa problemas muy reales a quienes realmente los necesitan, haciendo que su situación ya difícil, sea aún más complicada.

Un día cualquiera…

{keyword}

«Estás sentado en un restaurante con tu amigo cuando de repente una mujer entra con un caniche que te mira furioso desde el interior del bolso.

El gerente del establecimiento le informa que no está permitida la entrada de perros en el local, a lo que ella responde con un profundo suspiro que se trata de un perro de servicio y debe ir con ella.»

«Ante el desconocimiento de las leyes que rodean a los perros de servicio y la preocupación por no meterse en líos por hacer demasiadas preguntas, el gerente termina sentando a esta mujer en un reservado.

Allí, la mujer abre rápidamente su bolso y coloca a su perrito en el asiento que hay junto a ella. Cuando le sirven la comida a la mujer, el caniche no para de ladrar hasta que no se lleva algo a la boca.»

«Además de no prestar ningún tipo de servicio, el perro resulta muy molesto ya que ladra a todo aquel que se le acerca.

Aunque muchas personas del restaurante se quejan, el gerente no puede hacer otra cosa que informar que se trata de un perro de asistencia, por lo que no puede pedirle que se vaya. Al final son los demás clientes los que terminan abandonando el restaurante.»

{keyword}

«Después de esa situación, entro con mi perro de asistencia correctamente entrenado y el gerente me aborda rápidamente diciéndome ‘¡Sin perros! ¡Perros, no! Ya sé lo que pasa luego’. Confundida, le digo: ‘Es mi perro de alerta médica. Tiene derecho acompañarme por ley’

«A regañadientes, el gerente me sienta en la mesa más lejana que tiene el local. Acto seguido, mi perro rápidamente se mete debajo de mis piernas, quedando fuera de la vista de los demás. Cuando me sirven la comida, sigue metido debajo de la mesa porque sabe que no debe comer cuando está de servicio.

Cuando nos vamos, una mujer que había sentada justo al lado exclama ‘¡Wow, no sabía que había un perro aquí!‘ ¿Ves la diferencia?»

¿Moraleja de la historia?

{keyword}

Los perros de asistencia falsos crean problemas reales. Los que más se ven afectados por esta problemática son las personas que dependen de sus perros a diario para que les ayuden a mitigar su discapacidad.

¿Cómo te sentirías si tuvieses que dar explicaciones a cada lugar que vas? No crees que haría más difícil a tu ya complicado día a día.

¡Comparte el problema que acarrea mentir sobre el adiestramiento de tu perro con todos tus amigos!

Últimos artículos