Dos policías se presentan en el patio de una mujer y le preguntan por una cuna de bebé

Cuando Samantha y Don Swaney empezaron a sacar al patio sus muebles para montar un mercadillo, no tenían ni idea de que ese día sus vidas cambiarían por completo. Un coche de policía paró, y Samantha inmediatamente pensó que era para pedirles el certificado oficial que probara que su mercadillo era legal, pero los policías parecían muy relajados, sonriendo y con un gran interés sobre lo que estaban vendiendo.

Lo que realmente ocurría es que esa mañana temprano, los agentes Hutchinson y Searcy, del Departamento de Policía de Conyers, le habían salvado la vida a un bebé y se habían enterado que sus padres necesitaban ayuda.

Los policías, por su cuenta, habían decidido comprarle a la familia una cuna nueva y por casualidad se encontraron con Samantha y Don montando su mercadillo y quisieron preguntarle a la pareja si tenía una cuna de bebé a la venta.

Y aquí es cuando esta historia pasa de ser interesante a preciosa:

Dos policías se presentan en el patio de una mujer y le preguntan por una cuna de bebé
Facebook

El Departamento de Policía de Conyers tiene sus filas llenas de hombres y mujeres valientes, sin miedo a perseguir a tipos malos y a poner sus vidas en riesgo para proteger a la gente de su comunidad.

Dos policías se presentan en el patio de una mujer y le preguntan por una cuna de bebé
Facebook

Pero cuando recibieron la llamada de que un bebé necesitaba ayuda inmediata, no dudaron el salir corriendo y salvarle la vida al pequeño. Por desgracia, los policías se dieron cuenta de la familia estaba en malas condiciones y necesitaba ayuda urgente.

Vieron que el bebé no tenía una cuna en condiciones en la que dormir. Y entonces, a pesar de que su turno había acabado, decidieron acercarse hasta el Walmart más cercano a comprarle una.

Dos policías se presentan en el patio de una mujer y le preguntan por una cuna de bebé
Facebook

Pero de camino al supermercado, los policías vieron que había un mercadillo en el patio de Samantha y Don y pensaron que quizás tendrían una cuna de segunda mano para venderles.

Dos policías se presentan en el patio de una mujer y le preguntan por una cuna de bebé
Facebook

Y cuando los policías les preguntaron si tenían una cuna a la venta, la vida de Samantha cambió. Unos años atrás, Samantha perdió a un hijo durante el embarazo. Y durante años había guardado la cuna sin usar en el ático porque se sentía incapaz de regalarla o tirarla.

Pero cuando los policías le preguntaron si tenía alguna a la venta, Samantha sintió que Dios la estaba liberando de esa carga y no lo dudó ni un segundo.

Dos policías se presentan en el patio de una mujer y le preguntan por una cuna de bebé
Facebook

Subieron al ático y bajaron la cuna para dársela a esa familia que tanto la necesitaba. Seguro que se te parte el corazón por la pérdida de Samantha, pero sin duda ella se sintió mucho mejor al saber que se iba a deshacer de la cuna para regalársela a una familia que realmente la necesitaba.

Dos policías se presentan en el patio de una mujer y le preguntan por una cuna de bebé
Facebook

Esta es la carta de agradecimiento que Samantha mandó al Departamento de Policía de Conyers, y lo que escribió fue tan bonito y con tanto sentimiento que se hizo viral. Dice así:

«Un sábado por la mañana, mi marido, nuestro amigo Toni y yo estábamos preparando para vender trastos antiguos. Eran sobre las 7.45 cuando llegaron dos policías. Lo primero que pensé era que tenía que buscar el permiso, cuando uno de ellos me sonrió y me dijo que había parado por si teníamos idea de vender alguna cuna. Nos contó que la necesitaba para una familia en apuros, y vieron que lo que necesitaban más urgentemente era una cuna para su bebé de 3 meses. Él y su compañero habían decidido comprársela y habían parado en nuestro patio al ver que teníamos a la venta algunas piezas de mobiliario.

Aunque él pensara que había sido una casualidad, yo creo que realmente había sido enviado por Dios. Lo que los policías no sabían es que teníamos una cuna completamente nueva, sin estrenar, en el ático, porque hace unos años perdimos a nuestro bebé durante el parto, y no había sido capaz de deshacerme de ella. No me lo pensé dos veces, le regalamos la cuna y el colchón. Uno de los policías y mi marido subieron al ático a por ello.

Los dos policías hicieron mucho más de lo que creen el sábado 10 de abril. Habían ayudado a la comunidad, habían salvado la vida de un bebé y habían ayudado a sus padres. Y además me habían ayudado a deshacerme de una de las cosas más importantes que guardaba de la corta vida de mi hijo. Le di gracias a Dios porque aparecieran y a ellos por servir así a la comunidad. Pero ellos no buscaban agradecimiento, sólo respondían a una necesidad. Podrían haberse ido a casa directamente después del trabajo, abrazar a los suyos y olvidarse esta historia, pero no era suficiente para ellos.

Sus nombres eran Hutchinson y Searcy (por favor decírmelo porque yo los llamé Searcy y Hutch) y Don, Toni y yo somos sus mayores fans.

¡Vivimos en la mejor ciudad y tenemos unos agentes fantásticos!»

Dos policías se presentan en el patio de una mujer y le preguntan por una cuna de bebé
Facebook

A pesar de que Samantha tendrá que luchar toda la vida con el dolor de la pérdida de su bebé, esperemos que se sienta orgullosa de haberse deshecho de la cuna por una buena causa, dársela a una familia que lo necesitaba.

Y a los policías que fueron después del trabajo a comprar una cuna para ayudar a la familia, ojalá todo el mundo fuera como ellos. Ambos demuestran ser unos magníficos ciudadanos.

¡Comparte esta bonita historia con tus familiares y amigos!

Fuente: Little ThingsImagen de portada: Facebook