¿De dónde proviene la expresión ‘echar un polvo’?

En nuestro rico y extenso idioma, existen muchísimas palabras o expresiones que no son sino eufemismos que nos ayudan cuando queremos referirnos a otras palabras más malsonantes. El acto sexual, así como los nombres de nuestros órganos sexuales, son sin duda alguna, el objetivo de la mayor parte de eufemismos de nuestro idioma.

Seguramente hayas escuchado en alguna que otra ocasión la expresión “echar un polvo” para referirse al acto sexual. Si bien es un término muy extendido entre la sociedad española, pocos conocen su posible procedencia y nadie es capaz de asegurar a ciencia cierta su verdadero origen.

¿Cuál es el verdadero origen de la expresión “echar un polvo”?

¿De dónde proviene la expresión 'echar un polvo'?
Wikimedia

Existen tres teoría que defienden el verdadero origen de esta popular expresión en un intento de resolver el curioso misterio.

La gran mayoría de las fuentes apuestan por una supuesta relación con la antigua y extendida costumbre de esnifar polvo de tabaco, también conocido como “rapé”, entre las clases burguesas durante los siglos XVII y XIX.

Este polvo se aspiraba por vía nasal, lo que provocaba unos insoportables estornudos. Para evitar molestar al resto de personas de la sala, los caballeros que lo consumían en las fiestas y reuniones  se retiraban a otra habitación con la intención de “echarse unos polvos a la nariz”. Con el tiempo, la excusa de ausentarse empezó a utilizarse también para poder tener veloces y apasionados encuentros sexuales con la amante de turno. De ahí que, con el tiempo se acabara aplicando la expresión “ir a echar un polvo” para referirse a esos fugaces encuentros sexuales.

¿De dónde proviene la expresión 'echar un polvo'?
Lavidacotidiana

Sin embargo, no todos apuestan por esta teoría. La otra teoría, apoyada por menos personas, relaciona la vulgar expresión con la famosa fórmula litúrgica “Memento homo, quia pulvis es, et in pulverem reverteris“, que traducido sería, “Somos polvo, del polvo venimos y en polvo nos convertiremos”.

Concretamente la parte “del polvo venimos” da pie a interpretar el polvo como un eufemismo de acto sexual, ya que a partir del coito se crea la vida.

¿De dónde proviene la expresión 'echar un polvo'?

Por último, la tercera teoría, que aunque es menos plausible, se apoya en algunos argumentos de peso que le otorgan cierta validez. Para ello deberíamos remontarnos hasta el siglo XVII, donde existen precisos documentos que recogen detalladamente el uso de preservativos hechos a partir de tripas de cerdo y otros animales.

Estos preservativos eran ablandados con leche tibia en un intento de aumentar la suavidad que la escasa tecnología proporcionaba. Tras el coito, estas arcaicos anticonceptivos no se tiraban, en lugar de eso se limpiaban con agua tibia y se guardaban en polvos de talco o de fécula para mantenerlos. El hecho de coger el preservativo de su caja y desempolvarlo podría acabar degenerando en la expresión “echar un polvo”.

Y tú, ¿con qué teoría estás de acuerdo?

¿De dónde proviene la expresión 'echar un polvo'?

¡Compártelo con todos tus amigos!

¡No te pierdas nada nuevo!

Te enviaremos lo mejor de cada semana para que sigas disfrutando
Únete con Facebook
Google +
O puedes usar tu correo:
Correo electrónico

¿Y tú qué opinas?