6 Mitos sexuales que seguimos creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

Aunque estemos en el siglo XXI, todavía hay muchas personas que son muy tímidas a la hora de hablar de sexo. Y por ello, sigue habiendo mucha falta de educación sexual.

La gente se familiariza con el tema del sexo a través de los amigos, internet y la publicidad; y por desgracia estos medios están llenos de conceptos erróneos.

Mitos sexuales que todo el mundo debe dejar de creer

Mito 1: La eyaculación femenina es falsa

6 Mitos sexuales que seguimos creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes
Giphy

Muchos piensan que la eyaculación femenina es antinatural. Científicamente hablando, es solo una función biológica.

Un estudio publicado en “The Journal of Sexual Medicine” sugirió que entre el 10 y el 40% de las mujeres experimentan una emisión involuntaria de orina cuando alcanzan el orgasmo.

Sin embargo, un estudio más pequeño publicado en “New Scientist” examinó más a fondo la composición química del líquido y encontró que sí que es cierto que algunas mujeres liberan involuntariamente orina cuando tienen orgasmos. Pero, en otros casos, se trata de una pequeña cantidad de antígeno prostático específico, una sustancia química que se encuentra en la eyaculación masculina.

Mito 2: Un pie grande significa un pene grande

6 Mitos sexuales que seguimos creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes

No hay relación alguna entre el tamaño del pie y el tamaño del pene. Un hombre alto con pies grandes no tiene por qué tener un pene grande.

De hecho, no es el único mito. Ocurre lo mismo con el tamaño de la mano o de la oreja, y todos son falsos.

Mito 3: Los orgasmos vaginales son fáciles de conseguir

6 Mitos sexuales que seguimos creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes
Giphy

La gente todavía se aferra a la idea de que los orgasmos vaginales son fáciles de conseguir. Lo cierto es que la mayoría de mujeres requieren de algún tipo de estimulación del clítoris para alcanzar el clímax.

Pensar que los orgasmos estrictamente vaginales son la norma  crea una gran tensión en la pareja. Hace que la mujer se sienta frustrada y el hombre no se sienta a la altura.

Mito 4: La circuncisión afecta a la función sexual

6 Mitos sexuales que seguimos creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes
Giphy

Los penes circuncidados no pierden sensación sexual. Un estudio publicado en “The Journal of Urology” examinó a 62 hombres entre 18 y 37 años. De ellos, 30 fueron circuncidados y 32 no circuncidados. Evaluaron la sensibilidad de los penes midiendo su detección táctil, detección de calor y umbral de dolor en múltiples puntos de sus penes.

En general, independientemente del estado de la circuncisión, los resultados fueron los mismos y ningún grupo parecía más sensible que el otro.

Mito 5: La vagina de la mujer se “estropea” si es promiscua

6 Mitos sexuales que seguimos creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes
Giphy

Probablemente uno de los conceptos más erróneos y extendidos. Hay muy poca evidencia de que la vagina de la mujer pueda extirarse permanentemente después de una relación sexual.

Independientemente de las parejas sexuales que tenga, la vagina de una mujer no cambia su forma, tamaño o color, excepto con la edad.

Un estudio de 2006 de la revista “Reproducción Humana” buscó encontrar la forma y el tamaño promedio de las vaginas usando resonancias magnéticas. Encontraron que no había una manera de caracterizar la forma de la vagina humana, ya que todas mostraban diferentes dimensiones. Una de las pocas variables que encontraron fue la edad con el ancho de la flexión pélvica.

Mito 6: El himen de la mujer se “rompe” la primera vez que tiene relaciones sexuales

6 Mitos sexuales que seguimos creyendo y que deberíamos desmentir cuanto antes
Giphy

La forma y la estructura del himen difiere entre las mujeres, sin embargo, normalmente consiste en una delgada membrana que puede cubrir parcialmente la entrada de la vagina. Por lo tanto, se puede rasgar la primera vez que se mantienen relaciones sexuales, pero no siempre es así.

Dado que no tiene función fisiológica práctica, se ha asociado profundamente con conceptos de virginidad y pureza en muchas culturas.

Sin embargo, la penetración no es la única manera de romper el himen. Se puede romper con el uso de tampones, actividad física, deporte, juguetes sexuales, o simplemente por casualidad.

¿Conocías estos mitos? ¿Qué te parecen? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte estos mitos sexuales con tus amigos!

Imagen de portada: Viktor Honcharov / Shutterstock
Fuente: iflscience / spotmegirl / bustle / huffingtonpost
[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?