6 Formas en las que estamos destrozando nuestro hígado sin ser ninguna el alcohol

La idea que tenemos de que nuestro hígado es un súper órgano capaz de aguantar todo lo que le echemos encima, por desgracia se aleja bastante de la realidad.

El hígado es el órgano destinado a la depuración más importante de nuestro cuerpo, y desafortunadamente para nosotros, muchas de las toxinas que elimina de nuestro cuerpo se quedan adheridas a él, y cuando esta suciedad se acumula durante años, puede que entremos en una espiral descendente que no conduce a nada bueno.

Todo el mundo es consciente de que consumir demasiado alcohol puede dañar nuestro hígado, sin embargo, existen otras maneras con las que diezmamos la salud de este preciado órgano y quizás no nos estamos dando cuenta.

A continuación te mostramos algunas de las formas en las que dañamos nuestro hígado

1- Alimentos procesados

6 Formas en las que estamos destrozando nuestro hígado sin ser ninguna el alcohol
Mila Supinskaya Glashchenko/Shutterstock

Los alimentos procesados contienen productos químicos que los hacen mantenerse frescos por más tiempo pero que también causan daño oxidativo al hígado. Consumir demasiadas calorías procedentes de grasas y carbohidratos puede conducir a un hígado graso.

2- Inactividad

6 Formas en las que estamos destrozando nuestro hígado sin ser ninguna el alcohol
esolla/Shutterstock

El hígado juega un papel importantísimo en nuestra digestión. Un estilo de vida activo ayuda a que el hígado use la energía procedente de los carbohidratos de manera más eficiente, reduciendo la cantidad que necesitamos para movernos.

3- Exceso de grasa corporal

6 Formas en las que estamos destrozando nuestro hígado sin ser ninguna el alcoholLa combinación de un estilo de vida sedentario y el consumo excesivo de alimentos procesados conduce a la obesidad, la cual tiene una repercusión bastante negativa sobre el hígado.

La obesidad está estrechamente relacionada con la esteatosis no alcohólica (EHNA). Una dolencia que aparece cuando se acumula demasiada grasa en el hígado. Sin tratamiento, la EHNa puede conducir a cáncer de hígado, cirrosis o insuficiencia hepática incluso en pacientes que nunca han bebido alcohol.

Lo preocupante de esta enfermedad es que generalmente no presenta síntomas durante fases tempranas, lo que significa normalmente no somos capaces de descubrirla hasta que está en una etapa avanzada y las los problemas derivados suelen ser bastante graves.

4- Analgésicos

6 Formas en las que estamos destrozando nuestro hígado sin ser ninguna el alcohol
Orawan Pattarawimonchai/shutterstock

El paracetamol o acetaminofén es un fármaco muy popular utilizado por sus propiedades analgésicas y antipiréticas. Al primer signo de un dolor de cabeza, dolor muscular o fiebre, inmediatamente echamos mano de uno para aliviar nuestro malestar; pero consumirlo en grandes cantidades puede dañar nuestro hígado.

El acetaminofén resulta especialmente peligroso combinado con el alcohol; tomarlo para superar una resaca solo hará que nuestro hígado tenga que trabajar mucho más para depurar nuestro cuerpo. Si necesitas aliviar un dolor de cabeza después de una noche de desenfreno, el ibuprofeno es la mejor opción.

5- Productos adelgazantes

6 Formas en las que estamos destrozando nuestro hígado sin ser ninguna el alcohol
RobsPhoto/Shutterstock

Los productos adelgazantes y los suplementos alimenticios, incluso aquellos que afirman contener sustancias vegetales y naturales, también pueden causar daño al hígado. El extracto de té verde, el Lipokinetix y el Hydroxycut aumentan la toxicidad de nuestro hígado en la misma medida en que promueven la pérdida de peso.

Como regla general, si los resultados de un producto de dieta son demasiado buenos para ser verdad, existe alguna pega que podría convertirse en malas noticias para tu hígado.

6- Otros medicamentos

6 Formas en las que estamos destrozando nuestro hígado sin ser ninguna el alcohol
Monika Gruszewicz/Shutterstock

Los medicamentos que contienen ácido valproico (un anticonvulsivo usado para tratar convulsiones, trastorno bipolar y migrañas) tienen efectos perjudiciales en el hígado. Otros medicamentos bastante comunes son la carbamazepina, la fenitoína, el levofloxacino y moxifloxacino, antibióticos populares en el tratamiento de enfermedades respiratorias que terminan dañando el hígado en muchos pacientes.

Cuando estos medicamentos se prescriben durante un período prolongado de tiempo, es importante realizar análisis de sangre periódicos para reconocer cualquier signo temprano de daño hepático.

¿Conocías esta información acerca del daño hepático? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

Si no quieres perderte ninguna noticia, asegúrate de activar las notificaciones en nuestra página de Facebook para estar al día de todo lo que sucede, ¿cómo?, Muy Facilito:

¡Comparte estos datos importantes con todos tus amigos!

Fuente: Hefty