5 Cosas del día a día que te suelen poner triste sin saberlo

Ya no sabes qué hacer para encontrarte mejor. Empiezas a asumir la tristeza como parte de tu vida y cada vez te interesa menos todo aquello que pueda hacerte feliz.

No lo sabes y no eres consciente de ello, pero sin darte cuenta tú mismo estás contribuyendo a ese festival de desazón y aflicción.

Rutinas que nos entristecen sin saberlo

1- No dedicarnos tiempo

5 Cosas del día a día que te suelen poner triste sin saberlo
Pexel

Pasamos la mayor parte del tiempo preocupados por nuestro trabajo, nuestros estudios, nuestros amigos, familiares, mascotas y un largo sin fin de etcéteras que nos impiden valorar, en qué punto de esa larga lista de preocupaciones está la principal: nosotros.

2- Ofendernos por todo

5 Cosas del día a día que te suelen poner triste sin saberlo
Century Fox

En esta era en la que un simple comentario de 140 caracteres puede ofender a la mitad de un país, puede que debiéramos calmarnos y darle menos importancia a todo aquello que no la tenga. Existen comentarios desafortunados sin un ápice del mala intención. Deja de ofenderte y empieza a disfrutar de tu felicidad.

3- Vivir preocupado por el dinero

5 Cosas del día a día que te suelen poner triste sin saberlo
Pexel

El dinero es necesario y es comprensible que te preocupe. El problema es que no es lo único importante en tu vida. Empieza a deleitarte con las pequeñas cosas de tu día a día que nada tienen que ver con el dinero. Después de todo, pensar en dinero no va hacer que aparezca.

4- El aburrimiento

5 Cosas del día a día que te suelen poner triste sin saberlo
Pexel

No es ninguna broma que estar ociosos nos obliga a pensar y generalmente entramos en un bucle de malas sensaciones y pensamientos que nos lleva directos al derrumbe emocional. Por qué no pruebas a buscar algún hobby que te motive, como el deporte, la pintura o la música.

5- Culpar a los demás de nuestros problemas

5 Cosas del día a día que te suelen poner triste sin saberlo
Gys

Siempre ha sido mucho más sencillo culpar a otro que asumir que somos los arquitectos de nuestro propio fracaso. Es duro de asumir, pero si no empiezas a hacerte cargo de tus caídas no podrás dar con la clave para levantarte y no volver a caerte. Puede que tus circunstancias o tu entorno condicionen tu vida pero hacía dónde vas es tu responsabilidad.

Y tú, ¿te sientes identificado con alguno de estos hábitos?, ¿Consideras que la felicidad es solo temporal o depende de nosotros?

¡Comparte con todos tus amigos y familia y cambiad juntos de rutina!

Fuente de la imagen: Pexel