10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos

El vínculo entre un padre y su hijo es una fuerza poderosísima e inquebrantable. Cuando alguien comete un crimen contra un niño, sus padres experimentan emociones tan intensas que los llevan en muchas ocasiones a realizar acciones impensables con el único objetivo de vengar a sus pequeños.

A continuación te mostramos 10 historias completamente reales de padres que se vengaron en nombre de sus hijos:

1- Unos matones llevan a un asesino hasta la justicia

10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos
BFMTV

Incluso Hollywood tendría dificultades para escribir la surrealista historia de André Bamberski. En 1982, la esposa de este hombre lo deja por un médico alemán llamado Dieter Krombach, quien hizo todo lo que pudo para separarlo de su familia. Con el tiempo, la relación de la mujer con el alemán terminaría dando lugar a la violación y el asesinato de su hija de 14 años.

A pesar de que aparecieron varias pruebas que apoyaban la idea de que Krombach había abusado sexualmente y asesinado a la hija de André, las autoridades alemanas se negaron a extraditarlo por el asesinato de Kalinka Bamberski. Desde entonces, André Bamberski decidió hacer lo posible por ver al médico alemán frente a la justicia.

Finalmente Bamberski decidió contratar a varios hombres por un coste de 30.000 € para secuestrar a Krombach y llevarlo a Francia. Los maleantes hicieron el trabajo y como si fuese una película, con síntomas de haber sido maltratado y bastante desorientado, Krombach fue abandonado frente al juzgado municipal en Mulhouse, Francia, en octubre de 2009.

Aunque le llevó más de 30 años, gracias a la ayuda de unos mercenarios y un secuestro, Krombach finalmente fue juzgado en Francia por el asesinato de Kalinka Bamberski y encarcelado por 15 años.

2- Padre dispara al hombre que abusó de su hijo frente a la cámara

10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos

El 16 de marzo de 1984, en el aeropuerto de Baton Rouge, el entrenador de karate Jeff Doucet salió de su avión acompañado por el sheriff tras ser acusado de secuestrar a Jody Plauche, un alumno de 11 años.

Al parecer llevó al niño hasta el Disneyland de Anaheim, California, donde repetidamente sodomizó a su joven alumno. Los funcionarios del FBI fueron capaces de detener a Doucet poco tiempo después del viaje, y fue enviado de vuelta a Louisiana para ser juzgado.

Mientras Doucet atravesaba el aeropuerto, fue recibido por decenas de cámaras que cubrían el morboso crimen. Entre los medios también estaba el padre de Jody, Gary Plauche.

Plauche se encontraba esperando junto a una cabina telefónica, haciendo que llamaba a alguien, con un revólver escondido y listo para ser usado. En cuanto Doucet pasó junto a Gary Plauche, este empuñó la pistola, y le disparó en la cabeza a quemarropa. Todo fue captado por la cámara.

3- Padre de Florida propina una paliza al abusador de su hijo

10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos
Volusia County Jail

En 2014, un padre de  Daytona Beach, Florida, recibió la noticia más amarga de su vida al enterarse de que Raymond Frolander, de 17 años, abusó sexualmente de su hijo de 11.

Al enterarse de la noticia no pudo contenerse y golpeó a Frolander hasta hacerlo papilla. En su foto, Frolander parecía haber tenido un accidente. El adolescente fue acusado por abuso a una víctima menor de 12 años, y fue sentenciado a 25 años de prisión.

El padre dijo que esperaba que Frolander reflexionara sobre sus acciones en la prisión. “Va a aprender en los próximos 25 años por qué lo dejé vivir“.

4- Un padre de Texas golpea hasta la muerte al abusador de su hija

En junio de 2013, un padre de Texas de 23 años entró en su cuadra y contempló una imagen horrible, la violación de su pequeña de cinco años. El padre había llevado a la niña y su hermano a la granja para dar de comer a los pollos. Su hijo regresó casi de inmediato, explicando que su hermana había sido secuestrada por alguien, que la había llevada al establo.

Siguiendo los angustiados gritos de su hija, el joven padre la localizó junto a su agresor, ambos con los pantalones bajados. Cegado por un ataque de rabia, el padre comenzó a golpear al abusador con sus manos desnudas.

Sus golpes fueron tan duros que el abusador murió en el lugar. Bajo la ley de Texas, el padre no había cometido ningún crimen y no fue acusado.

5- Un hombre se venga brutalmente del adolescente que violó a su bebé

10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos
DavidSanchini/flickr/CC-BY-NC-ND 2.0

En abril de 2014, en el pequeño pueblo indígena de Kotli Ablu, Punjab, India, se cometió un horrible crimen. Parminder Singh, un adolescente de 17 años, fue sorprendido violando a un bebé de siete meses. Singh fue arrestado y juzgado por su crimen.

Durante el juicio, el padre del niño, Paramjit Singh ofreció un trato a Parminder, y los dos abandonaron el juzgado juntos. Durante el camino, Paramjit puso una sustancia estupefaciente en la Coca-Cola de Parminder y una vez perdió la consciencia lo llevó al pueblo de Jhumba. Allí lo ató a un árbol, le dio una paliza y le cortó las manos.

Paramjit fue arrestado y acusado por intento de asesinato.

6- Un padre se volvió detective para atrapar el asesino de su hija

10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos
eioua/flickr/CC-BY 2.0

En julio de 2000, Paola Gallo, de 25 años, fue secuestrada de la casa de su familia en Tepoztlan, México. La joven había sido secuestrada por una pandilla local que exigía un rescate para su liberación. Su padre, Eduardo, pagó a la pandilla 18.500 dólares intentando satisfacer sus demandas y salvar la vida de su hija. Sería en vano, pues Paola fue encontrada muerta una semana más tarde.

Tres sospechosos del asesinato de Paola fueron rápidamente arrestados pero el ejecutor permaneció en libertad. Cuando el caso se estancó y la policía se volvió ineficaz para localizar al asesino, Eduardo decidió tomar cartas en el asunto: cerró su negocio de consultoría y se convirtió en detective para encontrar al hombre que mató a su hija.

Después de casi un año de investigación, Gallo consiguió llevar al asesino de su hija ante las autoridades. Al parecer descubrió un teléfono público que el asesino usaba para mantenerse en contacto con otros miembros de la pandilla mientras se escondía. Gracias a esta pista las autoridades pudieron tenderle una trampa para su posterior arresto.

7- Unos padres acaban con la vida del chulo de su hija

10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos
KenC1983/flickr/CC-BY-ND 2.0

En 2012, Barry Laprell Gilton y Lupe Mercado se enfrentaron a una horrible pesadilla cuando vieron que su hija de 17 años era seducida por un pandillero que pretendía ser su proxeneta. La pareja de San Francisco había intentado inútilmente que su hija dejara a su novio Calvin Sneed, de 22 años, al conocer cuáles eran sus intenciones.

Tras ser ignorados por la policía y los servicios sociales, Gilton y Mercado decidieron recuperar a su hija. Sneed fue abatido en su coche en las afueras de Candlestick Park el 4 de junio de 2012.

Fue asesinado por Gilton, ex entrenador del Boys & Girls Club, quien le disparó una pistola del calibre 40. Ambos padres fueron acusados de asesinato en primer grado.

8- Un padre acaba con el acosador de su hija con 6 disparos en la cabeza

10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos
tacit requiem (joanneQEscober )/flickr/CC-BY 2.0

Es un instinto natural que los padres quieran proteger a sus hijos de un peligro inminente, y sin lugar a dudas, un acosador desquiciado puede convertirse en un problema muy serio.

Paul Bender, de 60 años, se enfrentó a esta amenaza cuando su hija Jill estaba siendo acosada por Robert Selman, de 24 años, en el invierno de 1996.

Selman era también un ex-policía, que había sido despedido de la misma comisaría en la que Bender se retiró. Selman llamaba de forma  repetida a Jill para tratar de mantener conversaciones oscenas y también la espió desde las ventanas de su casa, acciones por las que se ganó una orden de alejamiento. Sin embargo, Selman no hizo caso de las resoluciones del juez y persistió con el acoso a Jill.

Finalmente, Paul Bender no aguantó más la situación y en febrero de 1996, acudió hasta el apartamento de Selman. Allí se encontró con el acosador de su hija y le incrustó seis balas en la cabeza para acabar con el problema de raíz.

9-  Una madre le corta el pene al sospechoso del abuso de su hijo con un cúter

10 Padres que se tomaron la justicia por su cuenta para vengar lo que le hicieron a sus propios hijos

Bonita Lynn Vela impartió su cruenta justicia una fría noche de diciembre de 2013. Después de fumar algo de marihuana, la mujer de 35 años le pidió a su hija de 18 años que invitara a su novio al remolque de la familia. Vela sospechaba que el hombre había abusado de su hijo de dos años y estaba decidida a obtener respuestas.

Con la ayuda de otras dos personas, Vela retuvo al joven en contra de su voluntad. Luego forzó al aterrorizado muchacho a que se bajase los pantalones mientras sostenía un cúter, y le ofreció dos opciones: su vida o su pene.

Aunque negó firmemente las acusaciones, Vela cortó el pene del joven. Según contaba el muchacho, “Vela me dijo que quería hacerme una cicatriz que tuviese que ver cada vez que tuviera relaciones sexuales en el futuro”.

10- Una madre noquea a una profesora dentro de un colegio

Catherine Engelhart, una maestra de Long Island, se metió en un buen lío cuando llegó a las manos con una de sus estudiantes de 12 años. En agosto de 2015, la profesora de matemáticas estaba fuera de su aula cuando la madre de la agredida, Annika McKenzie, se introdujo en la escuela pasando por alto todos los controles de seguridad para propinarle una paliza.

McKenzie estaba actuando en nombre de su hija. En un instante Englehart se vio atrapada por una lluvia de golpes y puñetazos que la hicieron derrumbarse en el suelo. La maestra recibió tal paliza que perdió el conocimiento durante varios minutos durante los cuales varios alumnos se unieron a la paliza.

Nunca subestimes la ira de un padre enfadado…

¡Comparte estas historias con todos tus amigos!

Fuente: Ranker