10 Historias Macabras de Niños que se convirtieron en asesinos con menos de 14 años

A menudo, los niños son retratados como la imagen de la inocencia e ingenuidad. Por esta razón, cuando cometen crímenes brutales, especialmente asesinatos, en lugar de rabia, sentimos conmoción e incredulidad.

La pregunta de si los niños pueden ser psicópatas ha preocupado a los especialistas durante décadas. Sin embargo, hasta ahora sí que podemos dibujar un patrón que se repite en esos niños: la mayoría de ellos tienen una vida problemática y se han enfrentado a todo tipo de abusos, negligencias y violencia.

A continuación te mostramos algunos de los crímenes más impactantes cometidos por niños y adolescentes. Algunos de ellos fueron liderados por la venganza mientras que otros fueron motivados por la curiosidad o simplemente «sintieron ganas de hacerlo».

10 Niños asesinos que perdieron la inocencia de la peor forma:

1- Jasmine Richards

{keyword}

Jasmine Richards tenía solo 13 años cuando comenzó a salir con Jeremy Steinke, de 23. Cuando sus padres, Marc y Debra Richards, se enteraron de su relación, se opusieron rotundamente. Sin embargo, la pareja haría todo lo posible por estar juntos.

En la noche del 23 de abril de 2006, los cuerpos inertes de los padres fueron hallados en su hogar después de que un chico los viera por la ventana. Más tarde, la policía descubrió que Marc y Debra no fueron las únicas víctimas. El cuerpo de su hijo de 8 años, Jacob Richards, también fue hallado muerto en su habitación.

En un primer momento la policía sospechó que Jasmine había sido secuestrada, pero no tardaron en darse cuenta de que la joven estaba relacionada con el crimen. Al día siguiente, Jasmine y Jeremy fueron arrestados.

En 2007, Jasmine fue a juicio y fue condenada y sentenciada a 10 años de prisión. Su novio fue juzgado en 2008 y sentenciado a 25 años.

2- Eric Smith

{keyword}

Durante el verano de 1993, Eric Smith, de 13 años, iba en bicicleta a un campamento de día cuando vio a Derrick Robie, un niño de 4 años, caminando solo en el parque. Se acercó al niño y lo llevó a un bosque cercano. Allí, Smith estranguló al niño hasta la muerte, golpeó repetidamente su cabeza con una roca, lo desnudó y le introdujo una rama por el recto. El cuerpo fue encontrado el mismo día.

El caso conmocionó a todo el país, debido a la violencia y la edad del asesino. En 1994, Smith fue condenado por un mínimo de nueve años (el máximo para asesinos de su edad). Durante el juicio, la defensa afirmó que Smith sufrió bullying en la escuela durante años y eso pudo haber motivado su comportamiento.

3- Graham Young

{keyword}

Desde pequeño, Graham Young se vio fascinado por la química, especialmente las sustancias tóxicas y sus efectos en los humanos. Cuando tenía 14 años decidió que era el momento de ir más allá de la teoría y comenzó a probarlo en las personas, por lo que empezó a envenenar la comida de su familia.

Toda sus familiares comenzó a sufrir vómitos, dolores de estómago y diarrea. Más tarde, Young reveló que accidentalmente se envenenó unas cuantas veces, ya que a veces no sabía qué plato había sido envenenado. Su madrastra murió en 1962 debido a la exposición constante de sustancias tóxicas.

Una maestra pensó que el interés de Young por las sustancias venosas era algo sospechosa y decidió revisar su escritorio. Allí encontró una gran cantidad de veneno, dibujos de muertos y ensayos sobre asesinos que admiraba. La maestra contactó a la policía y Young fue enviado al Hospital Broadmoor donde pasó nueve años después. Después de eso, envenenó a más de 70 personas y fue enviado a la cárcel.

4- Jordan Brown

{keyword}

El 20 de febrero de 2009, Jordan Brown, de 11 años, salió de su casa, tomó el autobús escolar y asistió a clase como cualquier otro día. Sin embargo, más tarde la policía se presenció en la escuela tras hallar el cadáver de la madrastra de Brown, Kenzie Houk, en la casa. Houk había recibido un disparo en su propia cama estando embarazada de 8 meses.

La hija de Houk, de 4 años, encontró el cuerpo y pidió ayuda a algunos trabajadores que estaban en la calle. Inicialmente, Brown le dijo a la policía que vio un camión negro muy sospechoso fuera de la casa antes de ir a la escuela, pero la niña afirmó a la policía que vio a Brown sosteniendo una pistola y que escuchó un fuerte ruido poco después.

Jordan Brown fue acusado del asesinato de Houk y su hijo nonato. Algunos familiares y amigos del chico afirmaron que ambos tenían una relación conflictiva y que el crimen pudo estar motivado por los celos. Brown fue liberado de la cárcel en 2014.

5- Edmund Kemper

{keyword}

En 1963, Edmund Kemper disparó y apúñalo varias veces a su abuela tras una discusión. Cuando su abuelo llegó a casa, también fue asesinado por un disparo. Kemper solo tenía 14 años en el momento de los asesinatos.

Cuando fue preguntado por el motivo del crimen, él afirmó que «solo quería ver qué se sentía al matar a la abuela«, luego asesinó a su abuelo porque no quería que viera el cuerpo. Kemper recibió la libertad condicional cuando tenía 21 años a pesar de las recomendaciones de los psiquiatras.

Algún tiempo después de irse a vivir con su madre, la asesinó junto a su mejor amiga. Investigaciones posteriores descubrieron que había acabado con la vida de otras personas, era aficionado a la necrofilia y practicó el canibalismo con una de las mujeres a las que mató.

6- Josh Phillips

{keyword}

En 1998, Melissa Phillips estaba limpiando la habitación de su hijo de 14 años cuando notó una filtración que provenía de su cama de agua. Cuando lo comprobó, descubrió que en realidad era la sangre que provenía de un cuerpo ocultado bajo la cama. La sangre pertenecía a Maddie Clifton, la vecina de 8 años que había desaparecido la semana anterior.

Josh dijo que, jugando al béisbol con la chica, le dio un golpe con la pelota por accidente. Luego llevó a la niña dentro de casa porque no dejaba de llorar. La posible reacción de su padre hizo que entrase en pánico y decidiera estrangular a la pequeña con el cable del teléfono, la golpease con un bate de béisbol y la apuñalase hasta la muerte.

Phillips escapó de la pena de muerte porque tenía 16 años cuando fue a juicio, pero fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

7- Andrew Golden y Mitchell Johnson

{keyword}

Andrew Golden y Mitchell Johnson tenían 11 y 12 años cuando planearon un crimen que conmocionó al mundo entero. En 1998, Johnson logró hacerse con la camioneta de sus padres para ir a la casa de los abuelos de Golden. Allí cargaron el vehículo con armas y tomaron rumbo a la escuela. A la hora del almuerzo, pulsaron la alarma de incendios y abrieron fuego contra maestros y estudiantes.

Cuatro niños fueron asesinados y diez personas resultaron heridas. Ambos muchachos fueron arrestados y acusados ​​por el tiroteo. Durante el juicio, el estudiante Cadance Porter reveló que Johnson bromeó sobre el tiroteo un día antes. El niño comentó que tenía a mucha gente que matar y que el martes sabrían si estaban destinados a vivir o a morir.

8- Alex y Derek King

{keyword}

El 11 de noviembre de 2001, los bomberos acudieron a una llamada de emergencia proveniente de una casa en llamas en el condado de Escambia. En una de las habitaciones encontraron el cuerpo de Terry King, de 40 años.

En un principio, pensaron que el hombre había muerto a causa del humo, pero después de observar al fallecido un poco más de cerca, los bomberos notaron que mostraba varias lesiones en el cuerpo.

Sus hijos Derek King (13) y Alex (12), fueron encontrados 16 días después y confesaron el crimen. Según ellos, la idea del crimen provenía de Alex, pero fue Derek quien ejecutó el plan.

Al parecer, los dos esperaron a que su padre estuviese dormido para golpearle la cabeza con un bate de béisbol hasta matarlo. Para ocultar la evidencia, prendieron fuego a la casa y huyeron.

Ambos fueron acusados ​​del delito y fueron a un centro de detención juvenil.

9- David Brom

{keyword}

En 1988, la policía arrestó a David Brom, entonces de 16 años, por matar a toda su familia en Minnesota. Después de una pelea con su padre, Bernard Brom, el niño usó un hacha para matarlo a él, a su madre Paulette y a sus hermanos Diane (14) y Rick (9). La única persona que sobrevivió fue Joe (19), que no se encontraba en la casa en aquel momento.

Una empleada de la escuela de Brom llamó a la policía después de que escuchara un rumor entre los estudiantes sobre que el chico había asesinado a su familia la noche anterior. Brom fue arrestado al día siguiente y, según la policía, no se resistió, no se sintió confundido y no preguntó por qué lo estaban arrestando.

Brom fue condenado a cadena perpetua aunque podrá solicitar la libertad condicional cuando cumpla 70 años. La canción «David Brom Took An Axe» fue creada sobre el caso.

10- Cindy Collier y Shirley Wolf

{keyword}

Conocidas popularmente como las «asesinas con cara de bebés«, Cindy Collier (13) y Shirley Wolf (14), coparon todos los titulares en 1983 después de que mataran a una anciana de 85 años en California.

Antes de cometer el delito llamaron a varias puertas con diferentes excusas: pedir direcciones, usar el teléfono o pedir un vaso de agua. Un testigo dijo que él y su esposa se sintieron muy incómodos con la presencia de las niñas y sintieron que les pasaba algo raro.

Cuando se toparon con Anna Brackett, de 85 años, supieron que sería la víctima perfecta. Wolf estranguló a la víctima y la tiró al suelo mientras que Collier la apuñaló hasta matarla. El hijo de Brackett encontró su cuerpo unos minutos después de que las chicas escapasen.

El policía no tardó en encontrar a las chicas. En su confesión, Collier comentó: «Sinceramente no sentimos ninguna culpa. Después de hacerlo, queríamos repetir. Solo queríamos matar a alguien más. Solo por diversión. Ambas nos sentimos muy emocionadas».

Comparte estas impactantes historias con todos tus amigos.

Fuente: Therichest